Leticia Acuña Medina

A Viridiana poco le falta para alcanzar el cielo, cada vez que llega a la cima de los picos que ha escalado; y mientras ella goza la adrenalina de las alturas, sus padres y hermanos se quedan con el alma en un hilo, piden a Dios volver abrazarla a su regreso y felicitarla por cada nuevo logro.
Es un orgullo para Aguascalientes, ya que rompió el récord mundial de Guinness, por el ascenso más rápido de las tres montañas más altas del mundo utilizando oxígeno suplementario: el Everest, K2 y Kanchenjunga.
Para la alpinista lo más impactante y desgarrador fue ver a uno de sus compañeros caer, porque la muerte es inminente, y al preguntarle por lo más chusco que ha vivido, sin empacho nos comentó que fue un moco que se hizo famoso en los videos, lo que arrancó carcajadas.
Pero comencemos desde el principio. En entrevista con El Heraldo, nos contó no sólo de su actividad profesional, sino de sus vivencias personales.
Tiene seis años en el montañismo, pero nunca se imaginó ser alpinista de alto rango, primero con la meta de subir al Everest.
Todo inició al acompañar a unos amigos de bicis de montaña; al llegar al pico más alto de México, el de Orizaba, quedó fascinada y ahí se impuso el reto de llegar al Everest.
Tiene tres hermanos, que junto con sus papás le echan porras en “estas locuras”, comenta al referir que su familia vive la expedición de una manera diferente, “porque es despedirse en el aeropuerto sin saber que va a regresar”.
Tiene 37 años, es soltera, pero sin duda hay muchos “tiradores” porque es guapa y simpática. Es licenciada en administración, con maestría en ingeniería y otra en innovación; trabajó 10 años en la industria automotriz y actualmente da consultorías o “coaching”.
Sus “pininos” los hizo en El Picacho, estaba en secundaria cuando subió por primera vez el Cerro del Muerto.
Los momentos más difíciles de su actividad son la parte del financiamiento porque son expediciones muy costosas; el poner la vida personal y familiar en pausa; y en las montadas, las tormentas, dormir sobre el hielo en “sleeping bag” durante meses; son expediciones muy adversas con días buenos y malos.
Pero lo que más le estremece, es ver morir a los alpinistas; en K2, vio cuando un canadiense cayó; también vio gente muerta en su ascenso al Everest.
Al preguntarle de su anécdota más divertida, respondió que es una alegría indescriptible cuando se llega a la cima, y a la vez incertidumbre con el descenso.
Además, en Kanchenjunga, por el congelamiento de la nariz, “traía un moco enorme colgando que salió en todos los videos, pero ni modo, así pasa”.
Le pedí nos relatara otro momento chusco, para reírnos más, pero dijo que con el moco era suficiente; es obvio que la risa fue inevitable.
Y en relación a la pandemia, destacó que sin duda es una etapa muy compleja para todos; citó que a dos semanas de partir hacia el Himalaya, a principios de abril, se cancelaron todas las expediciones; vivía en la Ciudad de México con la familia, y se regresó a Aguascalientes.
Sigue entrenando a sabiendas que este año no habrá montañas por escalar.
Viridiana Álvarez Chávez, orgullo de Aguascalientes, no se conforma con haber llegado a la cima de tres picos, va por más; para el 2021 si todo va bien, seguirá en su afán de completar las 14 “ocho miles”, y ser la primera mujer en lograrlo. Por cierto, en el Récord Guinness desplazó a una surcoreana.
Lleva cinco, las tres citadas, la de Lhotse y Manaslu.
Al expresar su felicidad por este gran logro, que comparte con los aguascalentenses, hizo énfasis de que ella es prueba de que los sueños se cumplen; nadie pensaría que una persona de un estado donde no hay montañas, donde no se practica el alpinismo, llegara al Everest.
Es indispensable la disciplina, la fuerza de voluntad, decisión, tenacidad y ordenarle a la mente que no se rinda; consejos que da a quienes tienen un objetivo y no se animan a lograrlo.
Son 14 las cumbres nevadas que superan los ocho mil metros de altura, todas ellas en la cordillera del Himalaya. El Everest, con sus 8 mil 848 metros de altura, es considerado como el techo del mundo; se encuentra en la frontera entre China y Nepal. Le sigue K2, con 8 mil 611 metros, es conocido como Chogori, entre China y Pakistán. Y el Kanchenjunga, cuyo nombre significa “los cinco tesoros de las nieves” (oro, plata, gemas, cereal y libros sagrados) y tiene 8 mil 586 metros de altura.
La entrevista se desarrolló en Hacienda Triana, sitio donde iba a ser la recepción de su boda en el 2015, misma que no se llevó a cabo, recordó la afamada alpinista.
Viridiana seguirá en Aguascalientes, hasta que haya condiciones para seguir escalando y sumar más logros. ¡Felicidades!