José de Jesús López de Lara

Una auténtica pesadilla vivieron dos hermanos, luego de sufrir un asalto en la casa de huéspedes propiedad de sus padres, el cual fue perpetrado por un delincuente que había llegado a pedir hospedaje.
Tras un operativo implementado por policías preventivos de Aguascalientes, se logró la captura del peligroso delincuente que fue identificado como Rigoberto, de 44 años y originario de Jalisco, quien ya se encuentra sujeto a investigación por parte de agentes del Grupo Anti-Asaltos de la PME.
Los violentos hechos se registraron el domingo por la mañana, cuando en el número de emergencias se recibió un reporte de que se había registrado un asalto en una casa de huéspedes con razón social “Hotel Allende”, que se ubica en la calle Emiliano Zapata y esquina con la calle Eduardo J. Correa, en el Barrio de San Marcos.
Hasta ese lugar llegaron ciclopolicías y policías preventivos del Destacamento “Pocitos”, quienes encontraron a un niño de 13 años que se encontraba en estado de shock por lo sucedido, por lo que de inmediato procedieron a tranquilizarlo.
El jovencito les hizo mención que en el interior de la casa de huéspedes se encontraba su hermano, un joven de 18 años, por lo que los ciclopolicías entraron a buscarlo y momentos después lo localizaron en una de las habitaciones amarrado de pies y manos.
Los dos hermanos argumentaron que poco antes llegó un individuo solicitando hospedaje, pero al momento de que lo llevaron a la habitación que le iban a proporcionar, repentinamente los amagó con un cuchillo.
Al joven lo dejó amarrado y encerrado en la habitación, mientras que al niño de 13 años lo obligó a que lo llevara al lugar donde estaba el dinero y objetos de valor.
El atraco con violencia duró aproximadamente 30 minutos y tras obtener el botín, el asaltante procedió a darse a la fuga, no sin antes dejar encerrado al menor en el baño.
Los policías preventivos implementaron un despliegue policiaco y momentos después localizaron al sospechoso sobre la calle Eduardo J. Correa y aunque intentó escapar corriendo, fue interceptado en la calle Emiliano Zapata.
Cabe destacar que Rigoberto opuso resistencia y atacó a los policías preventivos con el cuchillo, aunque al final fue sometido y esposado. A este individuo le fue asegurado una mochila de tela donde llevaba unos teléfonos celulares, una esclava de plata, una cadena de oro, una computadora laptop, una calculadora, un cargador, documentos varios y dinero en efectivo.