Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Policías de Tlajomulco presuntamente golpearon a una mujer y la torturaron sexualmente a finales del 2020 en una de sus bases. Aunque ya están detenidos, durante el año y 8 meses posteriores al hecho, los oficiales siguieron en sus labores cotidianas.
De acuerdo con información de la Fiscalía del Estado, los hechos ocurrieron el 25 de septiembre de 2020.
«Se desprende que una mujer fue retenida en la tienda Soriana El Palomar ubicada en Tlajomulco bajo el argumento de falta administrativa, por lo que dos elementos de la Policía municipal se la llevaron caminando a su base», explicó la dependencia.
«En dicho lugar, las siete personas ahora vinculadas, quienes se desempeñan como policías municipales, presuntamente golpearon a la femenina, la desnudaron y torturaron sexualmente».
Tras el ataque, según la investigación, le dijeron a la víctima que la habían agredido por «ratera» y la amenazaron con matarla a ella y a su familia si denunciaba el incidente.
Los imputados son Juan Martín «R», Michel «A», Rubén «I», Carlos «A», José Omar «M», Felipe de Jesús «Á» y Mayra Susana «P», quienes llevarán su proceso en prisión.
«Luego de que la mujer afectada recobró su libertad (…) visibilizó el agravio mediante la denuncia penal», añadió la Fiscalía, sin precisar la fecha de ésta.
Los señalados continuaron trabajando hasta que recientemente les cumplimentaron la orden de aprehensión.
«Sobre los siete elementos de la Comisaría de Tlajomulco señalados por la Fiscalía del Estado, les informamos que han sido suspendidos de su cargo y enfrentan su proceso legal en prisión preventiva hasta que se determine su situación jurídica», informó la Policía municipal.
Rubén Ortega Montes, del Observatorio de Seguridad y Justicia de la UdeG, opinó que para combatir la impunidad y hacer frente a la corrupción en las corporaciones de seguridad es necesaria la voluntad política y la intervención de organismos investigadores independientes.
«Primero dejar la corrupción de lado porque la gente va y denuncia ante Asuntos Internos de cualquier corporación y no le creen a la ciudadanía; además, hay una red interna generalmente en las policías de apoyo; tal parece que hay una fraternidad interna donde unos policías se cubren a otros».
«(La gente) tampoco se atreve ya a denunciar a los malos servidores, porque tienen su domicilio, sus placas, sus números de teléfono, (actúan) yendo en contra de la privacidad de la gente», lamentó.
Recordó que los delitos cometidos por los policías no son aislados y que ya se han visto casos de mandos que se ven involucrados.

¡Participa con tu opinión!