José de Jesús López de Lara

Una fuerte movilización policiaca se registró el domingo por la madrugada en la colonia Del Trabajo, luego de que sicarios ejecutaron a un joven y dejaron gravemente herida a otra persona, para después escapar con rumbo desconocido sin que pudieran ser localizados.
Los sangrientos hechos se registraron a las 02:30 horas, en la Primera Privada 67 y esquina con la calle Francisco González Bocanegra.
La víctima mortal fue un joven identificado como Omar Roberto, de 24 años, quien presentaba por lo menos dos impactos de bala en el abdomen, que le provocaron la muerte de manera instantánea.
Mientras que el herido es un individuo de nombre Ricardo, de 45 años, quien presentaba un impacto de bala a la altura del maxilar derecho. Tras la agresión, esta persona comenzó a correr hasta llegar a su casa ubicada a poca distancia del lugar de los hechos. Posteriormente, sus familiares lo trasladaron en un vehículo particular a recibir atención médica a la UMF No. 8 del IMSS, de donde posteriormente fue canalizado en una ambulancia a otro nosocomio para recibir la atención médica especializada.
Hasta el lugar del ataque armado acudieron policías preventivos del Destacamento “Terán Sur”, además de una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil y agentes de la Policía de Investigación de la FGE.
En la escena fue localizado el cadáver de Omar Roberto, además de tres casquillos percutidos calibre 40mm., un guante de látex color azul y una cachucha de beisbolista color azul marino, que al parecer se le cayó al sicario que realizó los disparos. También se encontraron rastros de sangre, que dejó sobre la banqueta Ricardo cuando escapó corriendo.
De acuerdo a las primeras investigaciones que realizaron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, se estableció que Omar Roberto se encontraba en la esquina de la 1ª Privada 67 y la calle Francisco González Bocanegra, en compañía de Ricardo y de su tío Ulises, quien resultó ileso.
En determinado momento llegó un automóvil Nissan Tsuru, color azul, con placas de circulación del estado de Durango, desde el cual comenzaron a dispararles y las balas hicieron impacto en Omar Roberto y Ricardo, para enseguida darse a la fuga los sicarios con rumbo desconocido.
A la escena del crimen llegaron más tarde los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.