María Azucena Vásquez Mendoza
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Los recientes hechos violentos ocurridos en distintos puntos del País generarán costos adicionales en las empresas para implementar medidas de seguridad, mismos que trasladarán a los consumidores, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

«Esto genera presiones de costos adicionales para las empresas desde medidas que tengan que implementar, por ejemplo, para custodiar a sus camiones de mercancías o poner rejas en sus establecimientos.

«También es un tema que complica los costos de las empresas y eventualmente puede repercutir en la inflación», dijo Mario Correa, presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

Alejandro Hernández, presidente nacional del IMEF, señaló que el nivel de impacto de cada medida de seguridad dependerá de cada caso, pero aseguró que es un hecho que tendrán un impacto en los precios ofrecidos al consumidor final.

«Esto va a repercutir aún más la inflación que perjudica al mercado que no necesariamente tiene que ver con el mercado en sí, sino con un tema de seguridad», lamentó en conferencia de prensa del Instituto.

Además del impacto directo descrito para los negocios, también se pueden generar impactos indirectos, como la disminución de oferta disponible para distintos servicios o bienes debido al cierre de negocios por los actos de violencio o el «cobro de piso» por parte de delincuentes.

«Si en una zona tenías 50 restaurantes y cerraron 30 porque no vieron viable operar bajo esas condiciones, las 20 que quedan van a tener que atender la misma demanda a precios mayores. Es muy lamentable que estemos hablando de esté tipo de repercusiones», explicó Correa.

Hernández agregó que la reactivación del consumo -tras el confinamiento provocado por la pandemia de Covid-19- se ve afectada con estos hechos.
Cae previsión de crecimiento para 2023 a 1.4%
La debilidad económica prevista para Estados Unidos está influyendo para considerar que en 2023 la economía mexicana crecerá menos de lo previsto hace un mes, reveló la encuesta mensual del IMEF.

Los analistas consultados estimaron que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá 1.4 por ciento en 2023 desde una estimación anterior de 1.8 por ciento.

El principal factor que contribuye para recortar las expectativas del País es la debilidad en la economía de Estados Unidos para este año, ya que el Fondo Monetario Internacional revisó a la baja su estimado de crecimiento global de 2022 principalmente afectado por la desaceleración estadounidense.