La violencia contra las mujeres este año se ha incrementado de manera considerable, pues mientras el año pasado se presentaron dos hechos de feminicidio, en lo que va de este 2021 son ocho, si bien en todos los casos se ha logrado la detención de los agresores, no es satisfacción, pues lo ideal es que ninguna mujer sea violentada y menos que pierda la vida, expresó el fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega.
Entrevistado al término del acto en que el gobernador Martín Orozco Sandoval, acompañado de servidores públicos de los tres órdenes de Gobierno, conmemoró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el FGE aseveró que todos los casos de feminicidio que han sucedido han sido esclarecidos y los responsables han sido llevados a proceso ante los juzgados.
Igualmente, destacó que el tema de violencia intrafamiliar ha registrado un incremento, aunque se ha mantenido por el nivel de lo que se tuvo el año pasado y se trabaja en la judicialización de los casos, “este año se han incrementado en alrededor del 27% los asuntos judicializados”.
Los casos que se investigan y castigan por considerarse violencia intrafamiliar tienen que ver con el hostigamiento, violaciones, violencia contra algún miembro de la familia, dejando en claro que no necesariamente siempre es de un hombre hacia la mujer, aunque sea en la mayoría de los casos, pero también están aquellos en los que es recíproco el daño intencional, e inclusive de los hijos a los padres.
Hay asuntos de violencia en el hogar que se tornan complicados de resolver o probar, por ello se requiere la investigación y análisis de pruebas e inclusive, el tener que actuar con perspectiva de género, “nosotros hemos tratado de aplicar esas reglas y protocolos que marca naciones unidas para investigar con perspectivas de género”.
Figueroa Ortega dio a conocer que de los casos en investigación o resueltos, la zona donde han predominado ese tipo de delitos es en la capital, sobre todo en la parte oriente es donde más se detectan casos de violencia, por eso “para mí fue fundamental que el Centro de Justicia apara la Mujer se ubicara en esa zona de la ciudad, en la parte oriente”.
Aunque dejó en claro que no es un problema “de zonas”, pues se puede registrar en cualquier ámbito y lugar del estado, pero existen personas que optan por no denunciar como ocurre en las zonas rurales, sin embargo, se tiene que avanzar y enseñar a las mujeres que ningún tipo de violencia debe ser permitida ni tolerada, incluyendo la psicológica o económica que también las hace vulnerables.

¡Participa con tu opinión!