La crisis sanitaria derivada de la COVID-19 ha traído consigo otra serie de problemas, entre ellos el económico y el de violencia intrafamiliar. Por lo que compete a la Fiscalía General del Estado, se ha observado particularmente un año atípico en cuanto a las situaciones de familia, en donde los cambios de comportamiento entre sus integrantes ha generado conflictos.
El titular de la FGE, Jesús Figueroa Ortega, mencionó que este año tuvieron meses bajos en cuanto a denuncias por violencia familiar, inclusive los primeros meses de pandemia se tuvieron pocos casos de este tipo, pero se incrementaron en cuanto se comenzaron a normalizar las actividades laborales y de movilidad social.
Sin embargo, el hecho que se presenten este tipo de situaciones y que al momento de preguntar a las personas afectadas si presentarán cargos contra su agresor, resulta que se niegan a hacerlo, antes bien perdonan, deja ver que ese tipo de situaciones que se viven dentro del hogar, dependerá del comportamiento de cada familia y de cada integrante en lo individual.
Si bien en este año se ha presentado sólo un caso de feminicidio, es un hecho que se lamenta pues no debería existir ninguno, y es un tema que debe trabajarse con otras instancias, dado que la Fiscalía como tal, sólo recopila información sobre cuándo ocurren los hechos, “pero sería bueno analizar cómo están las otras dependencias como el Instituto Aguascalentense de las Mujeres, el DIF Estatal y las instancias municipales, a fin de tomar acciones de prevención”.
Lo que está claro, insistió en entrevista colectiva, es que se deben reforzar las acciones preventivas de la violencia dentro y fuera del hogar, contra las mujeres que han sido las más afectadas por este fenómeno, sobre todo porque habrá etapas de confinamiento intermitentes.
SIN SEGUIMIENTO. Figueroa Ortega subrayó que uno de los principales delitos en la entidad tiene que ver con la violencia familiar y hay un número importante de denuncias, pero a muchas no se les da seguimiento, “pasa que a veces se dan convivios en familias, hay discusiones, llaman a la policía preventiva o la estatal, pero no se le da seguimiento como denuncia”.

“En la Fiscalía estamos investigando los hechos. Un factor es que sólo se ha dado un feminicidio, pero eso no quiere decir que el delito no existe…” Jesús Figueroa Ortega. FGE

¿A QUIÉN RECURRIR?
Es importante que las mujeres se sientan atendidas y protegidas por la autoridad cuando lo requieran. Para ello, o existe el Centro de Justicia para Mujeres, donde se realiza un trabajo permanente y de apoyo con la casa de transición, donde se recibe a personas que necesitan alejarse del agresor, el cual está ligado con el IAM y otras organizaciones como Mujer Contemporánea, que apoya y da refugio a víctimas de violencia y sus hijos cuando es necesario.