La violencia hacia las mujeres sigue siendo una realidad alarmante en Aguascalientes, por lo que la Fundación Mujer Contemporánea continúa brindando un refugio seguro y un futuro prometedor para las mujeres y sus hijos que han sufrido violencia, señaló su directora, Roxana D’Escobar López Arellano, en un recordatorio de la importancia de la lucha continua por la justicia y la equidad para todas las mujeres en nuestra comunidad.
Según la activista, aunque la demanda de refugio suele aumentar significativamente después de la Feria de San Marcos, este año ha sido una excepción, ya que actualmente tienen a cinco familias y el acumulado en el año asciende a 20, las que han sido atendidas, acercándose a su meta de 43 familias para el final del año.
Subrayó que aunque no han enfrentado tantos casos de violencia extrema como en ocasiones anteriores, el problema es persistente, ya que la mayoría de las mujeres atendidas han sufrido estas situaciones por parte de sus parejas.
Enfatizó que un tema particularmente preocupante es la agresividad observada en los niños que llegan al refugio. «Se ha detectado en estos últimos casos, agresividad en los menores y está a flor de piel. Esta conducta agresiva se refleja en comportamientos como golpear, morder y escupir, lo que indica un entorno familiar altamente conflictivo y violento”.
También destacó la preocupante invisibilización de la figura materna dentro del ámbito familiar, ya que no le hacen caso a las mamás y esta desvalorización de la madre contribuye a la perpetuación de la violencia y dificulta la implementación de cambios positivos en el comportamiento de los niños.
Por lo anterior, dijo que la Fundación Mujer Contemporánea se esfuerza por romper estos patrones de violencia y educar a las madres y a los niños sobre formas alternativas de comportamiento. D’Escobar subrayó la importancia de crear un entorno seguro y de apoyo donde los niños puedan aprender nuevas formas de interactuar.