Enrique Osorio
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Una persona con problemas psiquiátricos parece ser el hombre que dañó una imagen de la Virgen de Guadalupe en la Catedral, expuso este miércoles Eduardo Gómez Becerra, Coordinador Diocesano de Arte Sacro de la Arquidiócesis de Guadalajara.

El presbítero expuso que esta información se desprende de las primeras entrevistas que ha tenido Jorge “N” con el personal que lleva la investigación, interrogatorios que ha tenido en acompañamiento de psiquiatras.

Gómez Becerra descartó que el móvil del ataque sea por una solicitud que le hizo a la Virgen y que no le cumplió, como inicialmente informaron las autoridades municipales, y expuso que el señalado dijo tener una visión.

“Narra en la Fiscalía que tuvo una visión donde le dijo que la imagen estaba poseída y entonces tenía que destruirla, no es un atentado a la fe ni a la Virgen de Guadalupe, sino que la persona tuvo una visión de que ahí se había metido el diablo en esta imagen.

“Nosotros no lo entrevistamos sino los peritos, los psiquiatras, porque sí tiene la persona un serio problema en ese sentido”, explicó el coordinador.

Después de las dos pedradas, Jorge tomó su Biblia y se sentó en una banca, tras lo cual se llevó a cabo su detención y puesta a disposición de la FGR.

ARQUIDIÓCESIS PAGARÁ LOS DAÑOS

La Arquidiócesis de Guadalajara pagará los daños que sufrió la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Eduardo Gómez Becerra explicó que asumirán el costo debido a que la persona no puede responder económicamente y que padece de sus facultades mentales.

“Nosotros asumimos el costo de la restauración, esa persona no tiene ni los medios ni los recursos, y además no se le va a procesar porque su capacidad mental de entender el delito que cometió no es imputable, y de nuestra parte tampoco queremos hacer nada contra él, es una persona que más bien necesita ayuda”, expuso.

Jorge “N” rompió con dos piedras el cristal que cubre la imagen de La Guadalupana.

Gómez Becerra detalló que ambos impactos dañaron el lienzo pictórico, el primero fue en un perímetro de 20 centímetros y el segundo de 40.

“El lienzo tiene dos daños, uno en la parte de las manos, donde recibe la primera pedrada, el segundo daño es en la parte de los pies, el mayor”, compartió.

La obra del autor José de Alcíbar data del siglo 18 y a partir del día de hoy, 26 de febrero, la Arquidiócesis la retiró del recinto religioso para comenzar en conjunto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) la restauración.

“Ahorita (se realiza) el avalúo para ver también los daños y el tipo de restauración que se le haría a la obra”, contó Gómez Becerra.

¡Participa con tu opinión!