Noé García Gómez

Esta semana el presidente López Obrador, sin más ni más realizo unas polémicas declaraciones contra la llamada Máxima Casa de Estudios del país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que dicho sea de paso es la universidad donde estudió el presidente (cursó la licenciatura de Ciencias Políticas en 1973, titulándose hasta 1987).

Pero regresando a lo que dijo el titular del Ejecutivo de su alma máter, “Fue mucho tiempo de atraso, de saqueo; además de manipulación, fue muchísimo tiempo, afectaron a dos generaciones. En las universidades públicas, hasta la UNAM se volvió individualista, defensora de estos proyectos neoliberales, perdió su esencia de formación de cuadros, de profesionales para servirle al pueblo”, señaló el mandatario federal.

Con ello se desató una polémica en redes sociales, principalmente en la red más politizada, Twitter y un twitt me llamó la atención “¿vinieron por la UNAM y también se quedaron callados?” de @almaldo2, investigadora del CINVESTAV, con toda la intención de recordarnos el poema escrito por el pastor luterano alemán Martin Niemöller que su traducción dice así:

«Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.

Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.

Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada». -Martin Niemöller

El poema trata sobre la cobardía de los intelectuales alemanes tras el empoderamiento de los nazis y la persecución de grupo tras grupo que les incomodaban o les “estorbaban”. Dicho poema –guardando toda proporción- podría aplicarse para ejemplificar y concientizar de lo que está ocurriendo en México.

“Primero vinieron por los fideicomisos de los centros de investigación y no dije nada porque no pertenecía a uno de esos centros de investigación.

Luego vinieron por las medicinas oncológicas y yo no dije nada porque no tenía cáncer.

Luego vinieron por 31 científicos y no dije nada porque no era científico.

Luego vinieron por el Conacyt y sus apoyos a las cátedras y no dije nada porque no tenía que ver con ellas.

Luego vinieron por la UNAM y tampoco dije nada.

¿Cuándo vendrán por nosotros?”.

La realidad es que no se puede comparar a la 4T con los nazis, pero el poema pareciera oportuno, con el afán de concientizar que al día de hoy quienes detentan el poder, principalmente el presidente, pareciera que cree tener una razón única, donde crea enemigos de manera simplona, como si pensara en voz alta, pero que esto trae grandes repercusiones, ya que es tanto el titular de uno de los poderes en un régimen presidencial, y que sus colaboradores actuarán con base en las líneas de pensamiento de su jefe. Pero además es líder ideológico de un movimiento de masas, y que sus seguidores atienden sus mensajes como pruebas de fe, y actúan en consecuencia.

Estamos a mitad de su periodo y ojalá la ligereza de lo que pregona en sus mañaneras, no genere un daño a instituciones que han aportado a la construcción de este país.

¡Participa con tu opinión!