Staff
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Aunque ha negado vender carbón para las plantas de la CFE desde hace cuatro años, el nombre de Armando Guadiana, Senador de Morena por Coahuila, aparece en al menos cuatro potenciales proveedoras, publicó ayer el periódico español El País.
Al advertir un conflicto de intereses del también titular de la Comisión de Energía del Senado, el diario señala que hay empresas asociadas a él o a su familia como parte del último acuerdo de la empresa estatal para comprar carbón de Coahuila.
Guadiana fue impulsor del contrato que se supone ayudaría a pequeños productores de carbón y que él “en lo personal” no tendrá “ningún beneficio”.
“De concretarse la firma del contrato, prevista para este viernes (ayer), al menos unos 57.9 millones de pesos irán a parar al entorno del Senador”, señaló El País.
A su vez, la CFE, dirigida por Manuel Bartlett, ha asegurado que el proceso de adquisición por adjudicación directa se ajustó a los principios de “cero corrupción, cero coyotaje y preferencia a pequeños productores”.
Sin embargo, el Senador y su familia están ligados a al menos cuatro empresas mineras que aparecen en una lista del Servicio Geológico Mexicano: Carbón Mexicano, Zapalinamé, Río Álamo y Minera 2G.
Fundadas entre 1993 y 2005, tienen su domicilio en Saltillo o San Juan de Sabinas, precisa el periódico.
“El político no figura en ninguna de ellas como socio”, explica El País. “En tres aparece como apoderado y en la cuarta son sus parientes o personas cercanas quienes ocupan cargos de responsabilidad o de representación legal.
“Dos de las empresas, Carbón Mexicano y Zapalinamé, están registradas ante la Secretaría de Economía como partes del grupo empresarial Materiales Industrializados S.A. (MINSA), una compañía en la que el Senador sí es socio”, añade.
Guadiana respondió al diario que si su apellido aparece en los papeles de estas empresas es porque tiene “muchos familiares”, ofreció hacer una revisión y reiteró que no hay conflicto de interés.