Alejandro Gael Montiel Hernandez 
Agencia Reforma

Arizona, Estados Unidos.- En Estados Unidos no solo la Patrulla Fronteriza o la Comisión de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) custodian la frontera: también hay voluntarios que vigilan las zonas de cruce indocumentado, incluyendo ciudadanos de origen mexicano, a través de movimientos denominados AZ Patriots y Patriot Movement AZ, en Arizona.

En un recorrido de Grupo REFORMA por la frontera de Los Algodones, Baja California, con Yuma, Arizona, a unos 330 kilómetros de Tijuana, se observó a hombres y mujeres con armas cortas en la cintura, quienes defienden que no están en contra de la migración, sino que buscan que las fronteras sean más ordenadas.

Justifican así colocar carpas a mitad del desierto con sillas, binoculares y banderas de Estados Unidos, en busca de migrantes, los videograban y difunden la información en redes sociales.

En su página de Facebook, los integrantes de AZ Patriots se autodenominan periodistas ciudadanos, comprometidos con los principios conservadores y orgullosos partidarios de Trump.

Transmiten en vivo a los migrantes y a sus hijos bajando de autobuses que acuden a iglesias a recibir ayuda y aseguran a sus espectadores que se trata de criminales.

En las últimas semanas, los integrantes de AZ Patriots organizaron lo que denominan “Patriot Caravan” para observar a decenas de migrantes cruzando de manera indocumentada entre los carrizales de las inmediaciones del Río Colorado, que bordea la frontera entre ambos países.

Entre arbustos y arena, los integrantes mexicanos del movimiento AZ Patriots se acercan, ya de lado estadounidense, y entrevistan a los migrantes, graban videos y publican las imágenes enfatizando la solicitud de apoyo para construir un muro más alto.

Salvador Jaime Méndez, de 44 años de edad, originario de Colima, quien llegó a Estados Unidos en 1989, después de que su abuela ingresó al país al casarse con un estadounidense, es simpatizante y activista dentro del movimiento AZ Patriots.

“Cuando vivía en Sacramento, California, empecé a ver videos en internet de lo que estaba pasando y empecé a investigar, busqué grupos locales que se dedicaran a eso, y me uní”, mencionó, “yo diría que los miembros del AZ Patriots son personas que creen en la constitución de EU, en las leyes”.

“Creen en la bandera, en el himno, en la cultura de EU, eso para mí es un patriota americano”, consideró.

Jaime Méndez dijo estar consciente de que lo califican de racista.

“Soy racista, soy nazi, hasta que se dan cuenta que soy mexicano me dicen que soy el token minority (minoría simbólica), para decir que el grupo cumple”, apunta, “lo que dicen de este grupo es que es anti inmigrante, pero (en realidad) es anti inmigración ilegal, pro migración legal”.

“Yo viniendo de allá (de México), sería el primero en mencionarlo, pero veo cómo son las cosas, y digo ‘bueno, si tengo la oportunidad, voy a apoyar y hablar de la verdad’, por ejemplo, ya está saliendo (en los medios) el tráfico de personas”, expuso.

Hay muchas cosas que mejorar en el Gobierno de EU, reconoció.

“Se necesitan jueces que procesen los pedidos (de asilo), (aunque) el asilo no tiene qué ver con buscar una mejor vida, eso aquí no te va a dar el asilo político, está bien buscar, pero las leyes de asilo no son para eso, solo es para gente que tiene su vida en peligro”, expresó.

Jaime Méndez apuntó que es mala idea cruzar a EU de manera indocumentada.

“Se empezaron a venir con niños, trato de no juzgar la intención, porque sé que la mayoría tiene buenas intenciones, pero no está bien la forma, esto es algo malo para todos, me parece una muy mala idea”, sostuvo.

“Es triste que esté pasando esto”, dijo, “gente acampando en México, esperando su numerito (para el asilo), todo eso hace ver que esto no está bien y aparte pone en peligro a las personas, niños con vaya a saber qué coyote, qué cartel”.
Piden ir por ‘polleros’
Integrantes de AZ Patriots afirmaron que ninguna autoridad mexicana o estadounidense investiga el verdadero problema del cruce ilegal: Los “polleros”, quienes cobran miles de dólares a los migrantes de todas las nacionalidades y los colocan en zonas de riesgo con temperaturas superiores a los 40 grados.

El estadounidense Michael Bennett ofrece un recorrido por la zona de cruce ilegal, un área rodeada por vegetación riparia, con altos arbustos que delimitan la zona de un caudal de agua, cerca de la Presa Morelos, ésta ubicada de lado mexicano.

A lo alto de una loma arenosa, vigilan el paso unidades de la Patrulla Fronteriza.

Bennett camina entre los ramales y localiza algunos zapatos de niños, documentos rotos y cepillos de dientes, entre la maleza se escuchan cuatro detonaciones de arma de un calibre que pudiera ser .22 corto.

“Seguramente están advirtiendo que aquí están”, menciona Bennett, refiriéndose a los “polleros”.

Bennett asegura que el grupo teme por la seguridad de los niños que son cruzados de manera indocumentada, la esposa de él, Joanne Zorola, hija de padres mexicanos, entrevista a los migrantes.

“La gente que hemos entrevistado todos son buenas personas, pero creo que han sido inocentes con los coyotes, para mí los culpables no son los migrantes sino la organización (criminal), que está tomando ventaja de estas personas”, declaró.

“Vemos los niños que vienen, y somos gente con corazón, somos humanos”, recalcó, “pero tienen que saber que no pueden usar a un pollero para ingresar a este País, si de verdad quieren venir a América tienen que hacer lo que todos los inmigrantes hacen”.

Aunque tome más tiempo y mucho dinero, subrayó.

“Pero simplemente no puedes venir, pagar a un pollero y estar a la cabeza de la línea porque mucha gente quiere venir, los polleros les cuentan historias y les dicen que van a estar en América en 24 horas”, expuso.

“Ahora con México ayudando, podemos reducir el tráfico, porque es mejor para las personas, mejor para los niños, los hombres tienen como 30 años de edad, y tienen pequeños bebés, ¿dónde está la esposa? En realidad solo están usando a los bebés para cruzar, eso no está bien”.
Demandan a grupos por hostigamiento
El grupo Patriot Movement AZ y AZ Patriots fue demandados por la organización Southern Poverty Law Center ante un Tribunal federal del distrito de Arizona, por intimidación a líderes religiosos y voluntarios que ayudan a migrantes centroamericanos liberados por el Buró de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE).

La demanda se presentó a principios de este mes en la que se describe cómo los miembros de los movimientos interfieren con las iglesias y los voluntarios en el área metropolitana de Phoenix, Arizona.

Las iglesias proporcionan alimentos, ropa, atención, medicamentos, refugio temporal y asistencia de transporte a sus patrocinadores estadounidenses, aclaró la organización SPLC.

“Las iglesias cooperan con ICE, a través de la Alianza de Líderes Cristianos del Valle del Este, una organización sin fines de lucro que comprende pastores de varias iglesias latinas en el área”, indicó SPLC en un comunicado.

“Grupos como Patriot Movement AZ y AZ Patriots han rechazado los ideales estadounidenses, en cambio, han optado por dar voz, y en este caso a la acción, al miedo y al fanatismo. Su hostigamiento es ilegal. Sus amenazas han impedido que nuestros clientes ayuden a las personas necesitadas”, añadió el organismo.

Jen, una de las integrantes de AZ Patriots, dijo que no son un grupo anti inmigrante, sino que buscan una migración ordenada.

A través de sus redes sociales, este movimiento busca recursos económicos para enfrentar la demanda.