Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Tras la identificación de cuatro casos de sarampión en México, actualmente la Secretaría de Salud vigila a 500 personas que fueron contactos

El propósito de este control es evitar que haya muchas cadenas de transmisión sueltas y que la transmisión del virus en el país dure mucho tiempo, afirmó Ricardo Cortés, titular del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece).

«Las reglas de la OMS son muy claras. Doce meses de transmisión significa la reintroducción en automático del virus en un país. Por eso eso la importancia de estar con las epidemiólogas, los epidemiólogos de hospitales, de jurisdicciones, de centros de salud, que encuentren a todos aquellos que hayan tenido contacto con el primer caso y de ahí se busquen también a todos los contactos».

En entrevista con Reforma el experto reconoció que México no está exento de una transmisión comunitaria, pero al estar vigilando a todos los contactos de estas cadenas primeras se puede evitar.

Cortés precisó que oficialmente cuando una enfermedad está eliminada de un país, un caso es un brote.

«El asunto es cuando tienes cero, uno ya es (un brote), aunque sea importado».

Pero, aclaró, no necesariamente es inminente un brote grande de sarampión en México por este caso importado.

Indicó que la cobertura de vacunación contra sarampión por debajo de 70 por ciento ha hecho que el País esté vulnerable.

«Durante la pandemia (las coberturas) fueron a esos niveles por muchas causas, como puede ser la falta de asistencia de las personas a los programas de vacunación. La reducción en la producción de las vacunas y por lo tanto importación».

Ante ello, dijo, la Secretaría de Salud ha implementado campañas de recuperación de coberturas.

«La campaña de recuperación de coberturas que está todo abril y todo mayo no es la primera que se hace. Específicamente, el año pasado se hizo otra».