Silvia Olvera
Agencia Reforma

Una ola de quejas, llamadas de atención y denuncias laborales bajo el marco del T-MEC podrían detonarse debido a la relación que hay de los sindicatos mexicanos con los de Estados Unidos, advirtió Ricardo Castro, líder de la Práctica Laboral en México de Baker McKenzie Abogados.
La relación es muy fuerte, sostuvo, porque esos sindicatos a su vez forman organizaciones globales que integran a muchos millones de trabajadores.
Además, ahora con el caso de General Motors en Guanajuato, en el que el Gobierno de Estados Unidos ya pidió a México revisarlo, podría derivar a que esos sindicatos escalen las disputas.
“Los sindicatos de Estados Unidos forman parte de una red de sindicatos globales, y por ejemplo los grupos encabezados por Napoleón Gómez Urrutia, Pedro Haces y otros sindicatos que tienen relación con esos organismos internacionales.
“Si bien es por banderas muy loables, como el que se respeten los derechos de los trabajadores, no es correcto que presionen a los trabajadores”.
Castro refirió que al menos durante el último año se han dado casos de secuestros de autobuses con personal por parte de grupos sindicales en Matamoros, el centro del País y otras localidades para presionar a los trabajadores a firmar con algún sindicato.
También dijo que hay casos de sindicatos que se acercan con empresas asegurando que no les permiten a sus trabajadores afiliarse.
“No es correcto que presionen a los trabajadores o los engañen para que digan que forman de parte de un sindicato y que luego aleguen que las empresas no les están dejando decidir libremente.
“Con lo que acabamos de ver ahorita en cuanto a estas denuncias, el pronóstico es que se van a multiplicar de manera importante”.
También hay la inquietud porque aún no se terminan de implementar los cambios a las normas de la Ley Federal del Trabajo y puede derivar en argumento de incumplimiento.
Al respecto, Álvaro García, director de Recursos Humanos de Prodensa, señaló que tan sólo en este año hubo tres modificaciones: trabajo a distancia, salario mínimo y subcontratación.
“La inquietud estriba en torno a la velocidad de los cambios y la posibilidad de implementarlos.
“Y eso que aún no se termina de implementar la reforma del 2019, que es la que trae cambios profundos, y que se vincula con el capítulo laboral del T-MEC”.
Cecilia Carrillo, directora de Index Nuevo León, que agrupa a las empresas con programa IMMEX, expuso que hay preocupación por el primer caso laboral presentado en Estados Unidos, porque será un proceso que se correrá por primera vez, que de formalizarse en denuncia, podría establecer precedentes para futuros casos.
Pero al ser un proceso nuevo, añadió, hay mucha incertidumbre al respecto.
Eduardo Miranda Ibarra, secretario sindical de la CROC, afirmó que si los sindicatos no se alinean a las leyes mexicanas y a las reglas del T-MEC, las denuncias laborales por parte de Estados Unidos se multiplicarán.
Añadió que los sindicatos deben aprender de lo que está pasando con General Motors.