Por Ley, las personas con discapacidad y de la tercera edad, tienen derecho a un descuento del 50% en el transporte urbano de pasajeros, así como los estudiantes. Aunque por ahora se les cobra tarifa especial, ésta tendrá que ajustarse y quedar al mismo nivel que los otros beneficiarios.

El secretario general de Gobierno, Enrique Morán Faz, informó que el Observatorio Ciudadano de Movilidad ya trabaja en la propuesta para definir la tarifa y pueda hacerse efectivo el descuento, en un par de meses. Para ello se debe analizar el estudio técnico que emita la Coordinación de Movilidad.

El funcionario reconoció que también está pendiente el aumento a la tarifa general de los camiones urbanos, misma que habrá de definirse en la medida en que la ciudadanía advierta mejoras en el servicio. Adelantó que progresivamente se llegará a una tarifa justa, pues ya no influirá el manejo político, sino un dictamen objetivo de los consejos ciudadano y técnico.

Reiteró que por lo pronto ya se realiza el monitoreo de tres rutas 20, 40, 41 y estimó que en julio se sumarán otras seis para garantizar que se cumplan los trayectos en los horarios previstos. “En septiembre y octubre se dará seguimiento al menos, a la mitad del total de las rutas”.

Dejó en claro que en la modernidad del transporte público no se marginará a quienes se han dedicado a esta actividad por generaciones y agregó que el 80% pudo ajustarse a las nuevas disposiciones, por lo que se han sumado nuevos inversionistas.

Finalmente, Morán Faz consideró que en la medida en que se ofrezca un buen servicio, la población habrá de utilizarlo por encima del vehículo particular, lo que coadyuvará a evitar que siga creciendo el padrón estatal que anda en los 522 mil automotores. “Anteriormente, había un auto por familia, ahora hay familias con cuatro o cinco unidades”.