Desde el momento en que salieron al mercado los videojuegos como una herramienta de distracción para los niños, se convirtió en un tema controversial de si son beneficiosos o por el contrario perjudiciales. Aunque algunos le atribuyen efecto secundario al uso de estos como la distorsión de la realidad, en declaraciones más recientes apuntan a que los videojuegos favorecen la salud mental de los niños.
De acuerdo con el psiquiatra de los Servicios de Atención Psiquiátrica (SAP), Guillermo Peñaloza Solano, durante la pandemia del coronavirus en México se registró un incremento del uso de las herramientas tecnológicas, donde destaca los videojuegos, que mayormente son utilizados por los niños.
Para el especialista los videojuegos tienen el beneficio de estimular la memoria y fortalecer el aprendizaje. Además, mejoran la capacidad de reacción y favorece la toma de decisiones en los menores. Su opinión es contradictoria a otros especialistas que señalan a los videojuegos como una distracción.
Tan es así, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Clasificación Internacional de Enfermedades añadió por primera vez a su lista, la adicción a los videojuegos en 2019. A esta adicción le llamaron “gaming disorder”, es decir, trastorno del juego. De tal manera que, forma parte de la sección de trastornos mentales del comportamiento o del desarrollo neurológico.
La institución explica que la adicción a los videojuegos se debe por un incremento excesivo del deseo por jugar, a tal punto que la prioridad es únicamente al juego en relación con otros intereses de actividades diarias. Las personas se convierten en adictas y son capaces de postergar el descanso, por mantenerse sumidos en esta actividad.
Un jugador puede pasar largas horas en una PC gamer que goza de una tarjeta gráfica (GPU) de alta potencia, a diferencia de una PC convencional. Aunque los más aficionados juegan desde monitores 4k que tienen filtros de luz azul y no causan fatiga ocular.
Los jugadores buscan en estos aparatos eléctricos con características tecnológicas, tales como: tarjeta gráfica avanzada, una buena frecuencia de actualización y un ángulo de visión horizontal idóneo.
A pesar de que algunos especialistas le atribuyen a los videojuegos cualidades negativas, el psiquiatra insistió en que estos tienen mayor beneficio porque la actividad se profesionalizó y ahora pueden ganar dinero. Además, sirven como un entretenimiento durante la pandemia.
Indicó que los videojuegos fomentan el desarrollo de estrategias que son fundamentales para reaccionar ante ciertas situaciones. Estos también generan una retroalimentación en la corrección de errores y es un sistema de igualdad en que todos irán subiendo de nivel.
El especialista mencionó que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos aprobó los videojuegos para el tratamiento en niños con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), porque ayuda a la concentración de los menores.