Fernando Vanegas
Agencia Reforma

No fue en tiempos extras, pero México tuvo que jugar más de 100 minutos para vencer a Canadá en el Estadio NRG de Houston y avanzar a la Final de la Copa Oro.
En un partido trabado, con polémica arbitral y varios conatos de bronca, el Tri derrotó a los canadienses por 2-1 con un gol de Héctor Herrera en el minuto 100, suficiente para citarse con Estados Unidos en una nueva final del torneo.
La Selección Mexicana que dirige Gerardo Martino tendrá la oportunidad de buscar el bicampeonato del certamen y, de paso, tomar revancha por la derrota en la Final de la Nations League en junio pasado.
Sin embargo, para tener esa chance, México no la pasó bien ante un Canadá que opuso una dura resistencia. Los del ‘Tata’ sufrieron ante un equipo que fue disciplinado tácticamente y muy físico para jugar.
Si bien Rogelio Funes Mori tuvo un par de oportunidades durante el primer tiempo, el Tri no fue mucho mejor que Canadá en el trámite y fue a través de un penalti que el árbitro Daneon Parchment señaló tras revisar en el VAR.
En la jugada, Jesús Corona fue derribado por Doneil Henry, pero el silbante jamaiquino no señaló de inmediato la falta. Tras los reclamos y un conato de bronca entre mexicanos y canadienses, el caribeño revisó la jugada en el monitor y marcó.
El 1-0 llegó por conducto de Orbelín Pineda, quien engañó al portero Maxime Crepeau con un suave toque con el pie derecho.
La ventaja que México tanto sufrió para conseguir se disipó a los 57′, cuando Carlos Salcedo salió en falso al tirar el fuera de lugar y Tajon Buchanan se escapó para, luego, driblar al mismo defensa de Tigres en el área y disparar para el 1-1.
Fue el primer gol que recibe el Tri en todo el torneo.
Salcedo “se interpuso” de nuevo en el camino del Tri hacia la final, porque falló un penalti a los 66′, que el árbitro también tuvo que validar con el VAR.
Aunque Funes Mori, había tomado el balón, el zaguero se lo pidió, pero cobró a media altura y se lo detuvo Crepeau.
El olor a tiempos extras era fuerte en un partido que mantuvo un tono rijoso hasta el final. Prueba de ello fueron las constantes discusiones entre los jugadores que llegaron hasta los empujones, especialmente, tras el segundo tanto mexicano.
A los 100′, Rodolfo Pizarro tiró una diagonal y Herrera “cobró” un penalti en movimiento para poner el 2-1 decisivo.
Así, por segunda edición consecutiva y séptima en la historia, México y Estados Unidos se disputarán el título de la Copa Oro, el domingo.