En hechos distintos, elementos de la Policía Estatal, en coordinación con preventivos de Tepezalá y Rincón de Romos, respectivamente, lograron asegurar dos unidades de motor que portaban placas sobrepuestas.
El primer aseguramiento se registró cuando los oficiales, al transitar sobre la carretera 71 federal, detectaron que un auto Dodge Charger, en color rojo, circulaba a exceso de velocidad. Así pues, le solicitaron al conductor detener su marcha; tras consultar los datos de la unidad, los elementos fueron noticiados de que las placas de circulación no coincidían con la unidad en cuestión. Al cuestionar a su conductor, quien dijo llamarse Alfonso, de 34 años de edad, éste precisó que las placas las había adquirido recientemente por internet, toda vez que el vehículo era de procedencia americana y, sin embargo, no contaba con el pedimento.
En caso aparte, en el municipio de Rincón de Romos, policías estatales y municipales aseguraron un vehículo Chevrolet Spark en color blanco que portaba placas del Estado de México, las cuales resultaron ser sobrepuestas. Lo anterior se evidenció cuando los oficiales circulaban a la altura de la comunidad de Luis Moya, en donde detectaron que el conductor del auto antes mencionado no portaba el cinturón de seguridad, por lo que le marcaron el alto. Después, al solicitarle sus documentos a quien dijo llamarse Jacobo, procedieron a consultar los datos de la unidad en el C5; tras lo cual, los policías fueron notificados de que las placas no coincidían.
En ambos casos, tanto el Charger como el Spark fueron asegurados y puestos a disposición de las autoridades correspondientes.