Félix Zapata
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Cruz Azul no falló a la cita y ya está en la Final del Guardianes 2021.
La Máquina superó anoche 1-0 al Pachuca, en el Estadio Azteca, para volver a una serie por el título, la séptima desde su más reciente corona en el Invierno 1997. Perdió las 6 anteriores.
Los celestes vuelven a una Final desde que disputaron la del Apertura 2018, cayendo ante el América, y ahora esperan a su rival, que saldrá del choque entre Puebla y Santos, que hoy se define en el Estadio Cuauhtémoc.
El conjunto cementero llegaba con la presión de no repetir el fracaso de la Liguilla pasada, cuando lo echaron en Semifinales, pese a que había goleado 4-0 en la ida.
Ayer, los celestes venían del 0-0 con el Pachuca, tras el primero de la serie en el Estadio Hidalgo, por lo que a los Tuzos les bastaba un tanto para obligar a Cruz Azul a hacer 2 goles.
Pero los dirigidos por Juan Reynoso movieron los hilos del cotejo, apretaron cuando fue necesario y hallaron el gol hasta el 51′, con un cabezazo de Santiago Giménez.
El hijo de Christian “Chaco” Giménez apareció con remate de palomita para anidar el balón en las redes, tras un servicio de Luis Romo.
Para entonces, el capitán celeste Jesús Corona ya había tapado un peligroso disparo de Víctor Guzmán, al 48′, y 10 minutos después le puso la mano a un remate a bocajarro de Óscar Murillo.
El tan criticado Corona mostró que tiene todo para seguir siendo el guardián de La Máquina, aunque la directiva aún no le ha renovado contrato.
El conjunto cementero parecía ampliar ventaja con un tanto de Juan Escobar, luego que Giménez había enviado el balón al travesaño, al 59′, pero el remate del canterano celeste fue en fuera de lugar.
Aun así, La Máquina no perdió la calma; también porque el Pachuca ofreció muy poco al ataque, pese a los ingresos de los delanteros Mauro Quiroga y Roberto Nurse.
El club celeste ahuyentó otro fantasma porque salió victorioso por primera vez en una serie de Liguilla ante el Pachuca, que le había ganado la Final del Invierno 1999, el primer subcampeonato celeste de Liga en esta sequía de 23 años y medio.
Cruz Azul tiene todo para ir por el título pero deberá exorcizar su mayor demonio: la derrota en Final.

Bueno, malo y feo
Lo bueno
Santiago Giménez
Arrancó la vuelta de último momento, tras la lesión de Bryan Angulo, y cumplió con creces.
El hijo de Christian “Chaco” Giménez no sólo metió buen remate de cabeza para abrir el marcador, sino que también se encargó de presionar en las salidas de los Tuzos.

Lo malo
Gustavo Cabral
Tras la disputa de un balón pegado a la línea de banda, pisó a Jonathan Rodríguez sobre la línea de banda, en la reposición del segundo tiempo, lo que generó que se vaciaran las bancas.
El zaguero de los Tuzos pudo generar una lesión grave al goleador celeste.

Lo feo
Jaime Serna
El auxiliar técnico celeste vio la roja tras agredir al jugador tuzo Felipe Pardo, en la gresca hacia el final del partido.
El asistente de Juan Reynoso perdió la cabeza pese a que Cruz Azul tenía casi en el bolsillo el boleto a la Final del Guardianes 2021.