María Fernanda Tapia Cortes 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- Interjet acumula más vuelos cancelados, pero no resuelve las quejas de cientos de pasajeros que vivieron lo mismo en meses pasados. Así, los afectados viven un viacrucis para reagendar o recibir un reembolso de su dinero al que no se ve un pronto fin.

Este fin de semana la aerolínea canceló otra vez todos los vuelos que tenía agendados hacia y desde Ciudad de México, Cancún, Mérida, Guadalajara, Cozumel, Monterrey, Hermosillo y Los Cabos, y hasta el momento no ha reanudado operaciones debido a que sus aviones están en mantenimiento y no había pagado el combustible.

Una de las afectadas fue Lizeth, a quien le cancelaron dos vuelos: De Cozumel a Ciudad de México el 27 de noviembre y de Cancún a la capital del país el 29; el primero, cuando ya estaban por documentar su equipaje. Tres días después no ha podido comunicarse con la aerolínea.

Caso similar fue el de María. El 26 de noviembre tomó un vuelo de Cancún a Guadalajara con escala en Ciudad de México, donde se quedó varada un día porque el viaje al Aeropuerto tapatío fue pospuesto. Por las afectaciones le ofrecieron un reembolso mandando un correo, que aún no ha sido respondido.

Sus casos se acumulan con las víctimas de cancelaciones en meses previos, que aún no han obtenido una solución.

Movimientos de fecha a minutos del despegue sin previo aviso, dificultades para establecer comunicación, vouchers de cambio que nunca llegan, precios de boletos al alza y el temor a una nueva cancelación en la fecha reagendada caracterizan la interacción que en los últimos meses han tenido los usuarios con la aerolínea y se agravan cada vez más.

A María Clara, por ejemplo, le cancelaron tres días antes del despegue su vuelo de Guadalajara a Colombia y un mes después le dieron un voucher que resulta imposible canjear por la misma ruta, porque de momento no opera. La única solución que le ofrecieron es que lo utilice en un vuelo nacional, o mandar un correo para estudiar el caso, y posiblemente entregarle un reembolso en 12 meses.

Algo parecido le sucedió a Karina, a quien dos veces le cancelaron su vuelo Guadalajara-San Antonio, y en cambio le entregaron un voucher que no le sirve porque no puede utilizar en rutas internacionales.

Otros, como Marisela ni siquiera han recibido una compensación por la cancelación de su vuelo Guadalajara-Toronto, a pesar de que habían pagado un seguro por los cuatro boletos, y desde hace dos meses sólo le responden que su caso está en revisión.

Y los reembolsos también se retrasan, como el que está esperando Selena por 17 boletos para un vuelo Ciudad de México-Los Cabos que fue cancelado dos veces, y no puede reagendar de nuevo porque la ruta está temporalmente suspendida.

Esta incertidumbre por la cancelación de rutas y vuelos es lo que ha frenado a otros afectados, como Gina, de utilizar el voucher que le dieron en julio por la cancelación de su vuelo Guadalajara-Oaxaca, pues temen que de cancelarse de nuevo pierdan definitivamente ese dinero.

A Karla Carolina ya le pasó, le dieron vouchers cuando se canceló su vuelo de Villahermosa, Tabasco a Puerto Vallarta durante la contingencia sanitaria. En agosto, cuando los quiso cambiar, los boletos le costaron casi el doble, y de nuevo, se canceló el vuelo. No le han dado fecha para el reembolso.

Por esta situación, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) reiteró la invitación a los afectados a sumarse a la acción colectiva para que se les garantice el pago del servicio.

En la Oficina de Profeco en Guadalajara se han recibido este año 26 quejas contra Interjet, seis de ellas en noviembre. La cantidad es baja porque en el 90 por ciento de los casos se ha buscado una conciliación telefónica, destacó a través de su oficina de comunicación social. En total, las reclamaciones contra el sector turístico desde el inicio del 2020 suman ya 348.