Vía Zoom transmiten y reviven el Viacrucis en Jal.

Sara Ochoa
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Este Viernes Santo, el ingenio y la tecnología fungieron como aliados para que la familia Díaz Alcalá pudiera realizar la representación de la Pasión de Cristo desde su casa, por medio de la plataforma “Zoom”.
Ricardo Díaz Alcalá, miembro de dicha familia y perteneciente a la Parroquia de Santa María Goretti, en la Colonia Salto de Agua en Guadalajara, no quiso dejar pasar el Viernes Santo sin conmemorarlo.
Este año no pudo cumplir con su tradición de viajar a misiones junto a su hermano Willy a comunidades marginadas del País.
“Entre mi hermano y yo llevamos 11 años yendo de misiones y este año nos correspondía ir a Ecuandureo, Michoacán. Ya habíamos tenido las juntas y la preparación de misiones y nos avisaron que se cancelaba por la contingencia”, explicó.
Sin embargo, la devoción de su mamá María Guadalupe Alcalá Ibarra, los motivó a buscar la manera de llevar a cabo la celebración, por lo que las videollamadas fueron la herramienta para llevar a cabo las oraciones del Viacrucis, dirigidas a la distancia por la jefa de familia, mientras sus hijos representaban las distintas estaciones.
“Cada quien en sus casas puso el Zoom y mi mamá lo dirigió desde su casa con las oraciones mientras nosotros hacíamos cada papel y estación”, explicó.
Así, Ricardo personificó a Cristo, mientras que su hermano Willy y su hermana Judith intercalaban roles.
“Nosotros hacíamos la procesión a distancia… En algunos momentos mi hermano actuaba de Poncio Pilatos y en otros era un soldado, mientras que mi hermana representó a María”, añadió.
Ricardo aseguró que motivó la participación de sus hermanas y acompañaron a la distancia a su mamá, quien no puede vivir su devoción como quisiera debido al aislamiento social.
“Mi mamá es muy devota y entregada a cosas del Señor, pero por la contingencia no ha salido, quisimos hacer las celebraciones para que tratara de vivirlas con nosotros”, aseguró.
“Sí, se siente diferente hacerlo a la distancia porque la experiencia de ir a misiones te permite ir a pueblos donde mucha gente”.
La comunidad de devotos que acompañan en su vida a Ricardo, han encontrado en la tecnología la manera de seguir conectados, para continuar realizando oraciones y adoraciones.
“Los que formamos parte del grupo, nos estamos conectado vía Zoom a las 8 de la noche y somos como 40 personas para rezar el rosario y las actividades a distancia. No hemos parado, queremos seguir viviendo la religión aunque sea a distancia”, concluyó.