Claudia Guerrero, Rolando Herrera y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La crisis en la presidencia del Tribunal Electoral llegó a la Suprema Corte.

Magistrados y el Ministro Presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, revisaron la posibilidad de una salida conciliatoria al conflicto que tiene dos presidentes en el Tribunal: José Luis Vargas, destituido por cinco magistrados o Reyes Rodríguez a quien fue promovido al cargo el miércoles.

Zaldívar recibió ayer a los cinco magistrados contrarios a Vargas, y les ofreció buscar una alternativa que de salida al conflicto.

Además el presidente de la Corte no recibió a Vargas, según reveló el magistrado depuesto.

Vargas interpuso una controversia constitucional que de prosperar lo restituiría en la presidencia del Tribunal.

Adicionalmente, el Presidente Andrés Manuel López Obrador descalificó a Reyes Rodríguez por haberlo insultado. Presentó como prueba un tuit donde Reyes le faltaba al respeto. El magistrado reviró y dijo que ese tuit era falso y que en su momento presentó una denuncia ante la FGR por intervención de sus comunicaciones.

Una de las propuestas que quedó en la mesa de los magistrados es que debe resolverse legalmente la impugnación de Vargas. La Corte le daría la razón y lo repondría en el cargo.

Tras ese reconocimiento, Vargas renunciaría para dar paso a un nuevo nombramiento pero no podría quedar Reyes Rodríguez.