Óscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, vetó el Presupuesto de Egresos, Ley de Ingresos y la Ley de Coordinación Fiscal aprobados por el Congreso local, al acusar que se redujeron 400 millones de pesos para salud, seguridad pública y educación.
En una carta emitida el 31 de diciembre, el Mandatario panista afirmó que ejerció su derecho de veto porque la reducción del presupuesto se realizó con fines electorales, y no sociales.
“Sin cumplir con lo que la ley dispone; sin ningún tipo de estudio y análisis en materia de planeación, programación, presupuestación y evaluación; en un claro acto de intromisión en la esfera de competencia del Ejecutivo y, con absoluta irresponsabilidad, abandona a la gente y a sus necesidades al reducir en 60% el capítulo 3000 del presupuesto relativo a los servicios generales de las dependencias del Poder Ejecutivo”, afirmó.
Asimismo, Mendoza Davis acusó que ante la desaparición del Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden), no se contaría ahora con el pago del seguro catastrófico para cualquier afectación por fenómeno meteorológico.
En contraste, se señaló que el Congreso local dominado por Morena y PT aumentó un dos por ciento la asignación de participaciones a los municipios.
“El Gobierno del Estado requiere de recursos suficientes para brindar los servicios que por ley está obligado a prestar a la gente”, añadió el Mandatario.
Este nuevo desencuentro entre el Ejecutivo estatal y el Congreso local, se da luego de que en septiembre de 2020 también hubo señalamientos por la destitución de cinco diputados de Oposición, mismos que fueron restituidos.