El comisario de la Policía Federal Preventiva en Aguascalientes, Raúl Roberto Rodríguez Rivero, advirtió que, en materia de pornografía infantil, la recepción y reenvío de cualquier archivo con imágenes de tal naturaleza se consideran almacenamiento y reproducción del material, respectivamente, acciones que se enmarcan como delito.

La alerta la ha hecho ante miles de estudiantes de escuelas y universidades, públicas y privadas de Aguascalientes, y en el marco de la campaña de prevención que la dependencia ha desplegado con expertos en materia de delitos cibernéticos, cuyo objetivo es precisamente inhibir cualquier acción delictuosa a través de la red.

En el tema particular, el funcionario manifestó que es una realidad que la pornografía existe en todos lados y en Internet es “muy accesible”, incluso la infantil, sin embargo, debe prevalecer la sensatez al momento de usar la conexión, y sobre todo la cordura para no caer en malas prácticas frente a la computadora.

En entrevista, Rodríguez Rivero puntualizó que Aguascalientes no ha registrado a la fecha algún caso “dramático” derivado del mal uso de las redes, no obstante, es un hecho que todos los jóvenes están metidos en Internet, y el hecho de que estén en sus casas no los libra de riesgo, pues a través del dispositivo que usen están literalmente navegando en el mundo.

En ese sentido, señaló que incluso a menores de 2 y 3 años de edad es posible verlos maniobrando con celulares o tabletas con conexión y ellos seguramente no se estarán metiendo en problemas, pero sí están desarrollando una cultura que debe ir acompañada desde ahora de un uso guiado y positivo de la tecnología.

El comisario de la PFP reconoció que Internet es un apoyo fundamental para todas las actividades de la vida moderna, pero hay mucha gente que lo usa para cosas negativas, de ahí que delitos como la trata de personas o la pornografía infantil son amenazas latentes en contra de la juventud y los infantes que por su condición de menores de edad, pueden engancharse fácilmente.

“Ellos están detrás de una pantalla y es muy fácil que en la seguridad de su casa proporcionen información, datos o fotos que los convierten en puntos vulnerables y blancos de acoso”.

Esa es la intención de la campaña, dijo, que se ha llevado a escuelas, universidades, alcaldías, grupos empresariales, asociaciones civiles, personal de instituciones públicas y sociales, entre otras, con la finalidad de blindar a la sociedad de problemas “gratuitos” relacionados con el uso aparentemente inofensivo de la red.