En cada época hay personas o grupos que se dedican a engañar a quienes creen en sus palabras y con promesas y contratos por escrito los hacen invertir sus ahorros o a entregar diversas cantidades de dinero a cambio de un bien o un servicio que nunca reciben, lo que además de la amargura que causa haber sido embaucado tienen que emprender un juicio con la esperanza de recuperar el capital, lo que rara vez sucede.

Lo más lamentable de todo es que los funcionarios públicos que deben evitar que esto suceda se hacen que están en estado de gracia y sólo hasta que surgen las protestas y demandas prometen que se actuará “con todo el rigor de la ley”, y hasta se aventuran a amagar que “no importa de quién se trate” será llevado ante la justicia, lo que naturalmente no sucede, ya que ellos mismos se encargan de darle largas al asunto hasta que los perjudicados dan por perdido la inversión o que el delito prescriba.

Por razón natural, el mayor número de demandas tienen lugar en el municipio de Aguascalientes, entre las que destacan el fraude al peculio personal y la de índole patrimonial. Al igual que ha sucedido desde hace varias décadas, la compra de un terreno o una casa seduce a las familias, por lo que no vacilan en acudir ante los que ofertan este tipo de servicios sin hacer una investigación sobre la seriedad de quien lo hace y sin más cierran el trato, que puede ser pago al contado o en parcialidades, para ello existe una oficina, lo que les da mayor confianza a la formalidad. Demasiado tarde se dan cuenta que el predio o la vivienda no puede ser escriturada porque los oferentes no son los propietarios y que al darse cuenta que ha sido descubierto el engaño emprenden las de Villadiego.

En este sentido, está varios fraccionamientos de antiguo y nuevo cuño, que, al no estar municipalizados, sus ocupantes no reciben los servicios públicos y de los que el vendedor tampoco se hace cargo, sin embargo, la culpabilidad de que esto suceda  recae directamente en el Ayuntamiento, que debe vigilar que todo se lleven en orden y, si no lo hace, es por alguna poderosa razón.

En el mismo renglón, están quienes adquieren un solar para construir una casa de campo y que en ocasiones no están legalizadas o se encuentran en litigio, por lo que a la hora que exigen las escrituras vienen las evasivas y luego las denuncias por fraude.

En el caso de los residentes del desarrollo campestre Edén de los Sabinos, que durante la reunión con el presidente municipal y autoridades estatales narraron que desde hace casi 20 años enfrentan problemas para que los doten de los servicios básicos, como agua potable, drenaje y recolección de basura y, aunque en 2018 hubo un acuerdo con el desarrollador para cumplir los trámites a final de cuentas, no cumplió y tampoco la dependencia encargada de obligarlo hizo mayor cosa.

Aunque el alcalde mostró desconocimiento del tema, se dispuso la clausura de nuevos desarrollos que se ofertaban en el mismo espacio de Los Sabinos, con lo que se espera que el vendedor Manuel Palos Negrete acuda ante el Ayuntamiento e informe las razones que tiene para concluir con la regularización.

Lo cierto es que el secretario de Desarrollo Urbano Municipal, Jaime Galo Camacho, ha sido omiso en vigilar que no ocurra este tipo de situaciones, por lo que es tiempo que actúe  e informe a la sociedad qué hace sobre el particular.

IMPARABLE LA INFLACIÓN

Cada generación de mexicanos ha enfrentado situaciones inflacionarias que evitan un crecimiento sostenido, por lo que debería tomarse con resignación, pero el rechazo es natural, ya que a nadie le gusta que cuando la economía personal y familiar empieza a tomar vuelo viene el desplome. Es lo que hoy sucede, al considerar el Colegio de Economistas de Aguascalientes que en lo que resta del año seguirá alta la inflación, misma que podría reducirse en 2023.

A lo anterior se le agrega que seguirá un crecimiento bajo en la economía nacional, no obstante, existe algo de confianza de que esto no afecte el empleo para lo cual tiene que haber una reactivación en la inversión, aseveró el líder del citado organismo José Gil Gordillo Mendoza.

Destacó que los resultados de la Encuesta de Expectativas de Especialistas del Sector Privado del Banco de México advierten de cambios en la perspectiva de la economía y hay varios indicadores macroeconómicos que tienden a estancarse, entre ellos, la confianza del consumidor que no se ha restaurado.

En función de lo anterior, estableció que las expectativas de la inflación es que a final del año sea de 7.5% y hasta mediados de 2023 venga una mejoría, que podría llegar a 5% anualizada, panorama que naturalmente “no es muy alentador, ya que no hay una expectativa de que en este segundo semestre baje la inflación tanto como se esperaba”.

De la misma forma, se tiene la tasa de referencia del Banco de México que ha subido varios puntos durante el año y que podría llegar a 9.5% al finalizar el 2022, en tanto el crecimiento económico del Producto Interno Bruto (PIB) se espera que se mantenga en 1.7% hasta el mes de diciembre.

En relación al empleo, Gil Gordillo dijo que existen condiciones para que no baje y siga al mismo ritmo de 3.8% y no se prevé que el país entre en una etapa de recesión, sin embargo, el 70% de los encuestados estima que no es buen momento para invertir, por lo que las autoridades deben crear las condiciones para revertir esto, lo que podría ser a través de la reactivación de la banca de desarrollo y la oferta de más créditos a las empresas.

Frente a ese escenario, José Gil Gordillo sugirió a la población en general cambiar de hábitos de consumo y sustituir por productos más económicos que ayuden a la economía familiar. En lo que se refiere al aumento a las tasas de interés, la indicación es dejar de adquirir productos que no sean necesarios con la tarjeta de crédito y no usarla para cosas cotidianas, por el contrario, buscar artículos que tengan un menor costo que signifiquen un ahorro para la familia.

El ritmo de crecimiento se trastocó en 2020 y siguió en 2021 a raíz de la pandemia, por lo que hoy se vive esa terrible cruda de la inacción productiva que hubo en los dos años anteriores, lo que se refleja en tasas de interés que trastoca cualquier procedimiento, lo que inevitablemente trae una desaceleración en el ritmo de crecimiento, y, por si faltara algo, está la guerra de Rusia contra Ucrania, lo que de no solucionarse en el corto plazo traerá una crisis humanitaria sin paralelo, sumado al repunte de los energéticos.

El Colegio de Economistas reflexiona que la economía mundial y por ende la mexicana caminan por un sendero sinuoso, por lo que es necesario que cada ciudadano tome conciencia de cuál debe ser su actitud ante el reto que representa un dinero más caro, que es reflejo de una mayor tasa de interés y una inflación que seguirá presente en lo que resta del año y en parte del siguiente, por lo que hay que ser precavidos a la hora de comprar desde los artículos indispensables hasta aquellos que no son necesarios.

APOYOS  NO SE DETIENEN

Aunque está en la etapa final del sexenio, el gobierno del estado continúa entregando apoyos a diferentes sectores. Éste es el caso de las becas por un monto de 45,000 pesos que recibieron 10 estudiantes a manera de subsidios productivos. Se hizo a quienes tuvieron los mejores promedios durante el curso propedéutico de ingreso a la Maestría en Dirección y Gestión e Proyectos de Ingeniería, que ofreció el Centro de Tecnología Avanzada. El titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedec), Manuel Alejandro González Martínez, destacó que los favorecidos son trabajadores de Nissan Mexicana, Flextronics, Sensata Technologies, Top Energy, Interpec, San Marcos y Obrador San Pancho. Subrayó que los conocimientos que adquirieron ayudarán a elevar la competitividad de las empresas y al mismo tiempo se promueve la generación de tecnología e innovación en los procesos productivos de las firmas.