Imelda Robles y Juan Carlos Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Los obstáculos de la Federación para que los estados puedan proteger del Covid-19 a su población con vacunas obtenidas por sí mismos, sin necesidad de depender del Gobierno central, fueron vencidos ayer en Nuevo León.

Encabezadas por el Gobernador electo Samuel García, promotor de la estrategia en conjunto con empresas, caravanas de autobuses con trabajadores viajaron a Laredo para ser vacunados con la dosis única de Johnson&Johnson.

Arturo Meléndez, empleado de Farmacias del Ahorro, quien viajó en el primer autobús, dijo que lo sorprendió que no le solicitaron la visa, sino únicamente una identificación oficial y su domicilio.

“Esa fue la ventaja que realmente sí me sorprendió”, explicó,”ir a Estados Unidos sin visa y que realmente nos vacunaran”.

El Programa de Vacunación Transfronterizo concluyó su primer día con los primeros 800 trabajadores de empresas de Nuevo León vacunados.

Partieron en 40 autobuses divididos en tres caravanas fuertemente custodiadas. A las 7:20 horas salió el primer contingente, con 13 camiones escoltados por tres vehículos de la Sedena, nueve unidades de Fuerza Civil, seis de la Guardia Nacional y una ambulancia.

En Tamaulipas, en la nueva caseta Ex Garita, seis patrullas de Fuerza Tamaulipas se sumaron.

Antes de las 11:00 horas cruzaron por el Puente Internacional 2 Juárez-Lincoln, para llegar a un área de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés).

En ese punto, personal de Salud subió a las unidades para vacunar a los pasajeros.

García y su esposa, Mariana Rodríguez, quienes viajaron en la primera unidad, también fueron vacunados.

A las 12:45 horas, la primera caravana partió de regreso hacia Monterrey.

Actualmente se tienen previstas 25 mil vacunas, pero García dijo que buscará dosis para 49 mil.

“Justo el día de hoy (ayer) vamos a gestionar con otras ciudades a ver si salen más”, dijo.