Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador calificó de “muy bajo” el ofrecimiento de Emilio Zebadúa para convertirse en testigo de colaborador en el proceso penal contra Rosario Robles por el caso de la Estafa Maestra.
Consideró que la “vendetta” del ex funcionario, presuntamente involucrado en el desfalco, es una muestra de la descomposición del sistema.
“Está en su derecho de hacerlo, es un asunto muy feo, muy bajo, de descomposición, porque si se participa en un grupo y luego hay estas vendettas, pues deja un ambiente de mucha descomposición”, señaló.
“Pero bueno, así estaban las cosas, así estaba de podrido y existe este mecanismo legal que antes no se aplicaba, ahora se está aplicando y todo el que quiera acusarlo pues lo va a hacer, para garantizar que no lo castiguen tanto”.
En su conferencia matutina, el Presidente fue cuestionado sobre el riesgo de que este tipo de mecanismos puedan derivar en impunidad para quienes participaron en actos de corrupción.
En respuesta, pidió evitar la exoneración y demandó la reparación del daño patrimonial.
– ¿Debe cuidarse que no derive en impunidad?- se le preguntó.
– Sí, que no sea que no por declarar ya me quede yo sin ninguna culpa, nada más por involucrar a otras personas yo ya no tengo culpa aunque haya participado. Yo creo que el espíritu de esta ley es el que se puedan reducir las penas, pero no exonerar, sobre todo cuando se trata de bienes que sean extraídos del erario público- respondió.
El pasado lunes, Grupo REFORMA reveló que Zebadúa, exoficial mayor de la Sedatu y la Sedesol, pieza clave en la “Estafa Maestra” ofreció convertirse en testigo protegido y revelar el papel del expresidente Enrique Peña Nieto y de su e jefa Robles como artífices de la operación para desviar los recursos a las campañas electorales del PRI.