Guadalupe Oviedo González
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El efecto económico del cambio a la reforma energética podría ser comparable al que tuvo la cancelación del NAIM, dijo David Berezowsky, abogado del despacho Foley Arena en México, y advirtió un surgimiento de procedimientos de arbitraje internacional de diversas empresas para proteger sus inversiones.

“Viene un problema serio para el país. La aprobación de la Reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, tensará aún más el ambiente con los inversionistas, nacionales y extranjeros. En éstos días veremos la promoción de un número considerable de amparos por el sector privado y ONGs, así como controversias constitucionales por los entes competentes, y pronto empezarán los arbitrajes internacionales bajo la cobertura de los diferentes tratados internacionales que ha celebrado México”, señaló Berezowsky.

“Este giro a la ley se puede considerar una expropiación indirecta bajo la cobertura de los tratados internacionales. Los inversionistas llegaron a invertir a México con unas reglas que hoy están cambiando. Sin embargo, una expropiación directa de activos sería complicada, porque el Estado no tiene los recursos para nacionalizar la industria eléctrica”, aseguró.

El especialista anticipó que viene una ola de amparos de todos los generadores de energía. Desde los que participaron en las subastas, los generadores del régimen legal anterior (entre ellos, el autoabasto, la cogeneración y los IPPs), así como los que construyeron proyectos “merchant” para el nuevo mercado eléctrico, pues todos serán afectados.

El especialista advirtió que todos los generadores van a ser muy afectados, no sólo por el despacho de energía, sino porque vendrán cancelaciones de permisos de generación que fueron otorgados bajo el régimen de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, entre ellos el autoabasto y la cogeneración, así como los IPPs.