Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Aplicar un impuesto mínimo global a las multinacionales sería positivo para México porque lo haría más atractivo para inversionistas internacionales frente a la competencia, apuntan analistas.
La semana pasada en las reuniones de primavera del Banco Mundial, Janet Yellen, Secretaria del Tesoro de Estados Unidos propuso crear un impuesto mínimo de 21 por ciento sobre las corporaciones para evitar la competencia entre países en ofrecer impuestos más bajos para atraer inversiones.
Esta idea se viene cocinando desde 2013 en el marco de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), pero carecía del apoyo de EU, explicó César Julio Catalán, integrante de la comisión técnica fiscal internacional del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM).
En el marco de la OCDE no se ha consensuado una tasa impositiva, pero se pretende acordar que si una empresa subsidiaria con matriz en un país de alta tributación, produce o da servicios en un país de baja tributación, deba pagar impuestos complementarios hasta llegar a una tasa acordada, explicó el fiscalista.
Por ejemplo, si se acordara un impuesto mínimo de 21 por ciento y una empresa estadounidense se asienta en Irlanda y paga sólo 12.5 por ciento de impuestos sobre sus ingresos, debería de pagar el 8.5 por ciento restante en EU.
Actualmente en México y en otros países, existen los Regímenes Fiscales Preferentes, que cobran impuestos compensatorios a los ingresos pasivos como interés, dividendos o regalías. La novedad sería aplicarlo a todo tipo de ingresos, dijo.
Esta iniciativa puede hacer más atractivo a México para la inversión al hacer su sistema tributario más competitivo frente a los actuales países de baja tributación, explicó Héctor Villarreal , director del Centro de Investigaciones Económica y Presupuestaria (CRIÉ).
“La combinación de empresas que quieran salir de China y que quieran seguir exportando a Estados Unidos y este piso en los impuestos, serían buenos incentivos para que hubiera más empresas extranjeras en México”, dijo.
No obstante, los grandes ganadores serían EU y varios países europeos que poseen mayor cantidad de multinacionales que han salido de dichos países para pagar menos impuestos, comentó.
México ya tiene una tasa corporativa de 30 por ciento y ha apoyado la aplicación de un impuesto global mínimo en el marco de la OCDE, se espera que apoye la propuesta de EU. A finales de 2021 se espera un reporte sobre los avances de esta iniciativa, adelantó Catalán.