Madres de familia sobre todo de escasos recursos son las que más padecen la problemática de la constante alza del precio del gas LP, lo que las está orillando a tener que cocinar con leña, aún a sabiendas de las consecuencias que puede traer en su salud y la de sus hijos, alertó la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.

La activista lamentó que los energéticos en general sigan en una escalada constante de precios, particularmente el gas, lo que hace que muchas mujeres jefas de familia, sobre todo del oriente de la ciudad estén pensando en tener que cocinar con leña, lo cual viene a agravar muchísimo no sólo el ecosistema, sino también su salud, luego de que en las casas no hay una ventilación suficiente ante el humo que pudiera ocasionarse con la quema de la madera.

Negrete Sánchez destacó que, si bien para muchas personas les es fácil salir a cortar cualquier tronco de un árbol, esto sólo va a conllevar a una tala inmoderada y a una problemática que pudiera agravar el cuidado del medio ambiente en la ciudad y en el estado. “Yo les decía, a ver mamás, tranquilas porque la situación está complicada para todos y para todas, a ustedes como jefas de familias, les va a salir más caro el caldo que las albóndigas, porque entonces van a estar respirando humo que a la larga va perjudicar impresionantemente la salud y a los ojos de sus hijos también con toda esa humareda porque no hay modo”.

La también socióloga estableció que esta situación pega directamente a los bolsillos de la gente, el hecho de que cada vez el cilindro de gas esté más caro, lo que empieza a ser desesperante para muchísimas familias en Aguascalientes y en México en general, “pero que esté tan caro el gas sí está preocupando mucho a las mamás porque ya no saben qué hacer, pues dicen: comeremos puro atún, pero ¿con qué?”.