Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La alianza Va por México, integrada por el PAN, PRI y PRD, no trata de frenar al Presidente de la República, sino fortalecer al Estado, afirmó el diputado priista Héctor Yunes.

«Sólo el Presidente lo ve como un asunto personal. Eso es secundario. Se trata de garantizar que el Estado mexicano siga teniendo los contrapesos que se establecen en la Constitución. Queremos poderes autónomos, que funcionen los controles al presidencialismo, no importa quién esté sentado en la silla presidencial», dijo.

«Y la Cámara la Cámara de Diputados es uno de ellos, tal vez el más importante. No queremos un Congreso al servicio del Presidente».

Recordó que cuando gobernaba el PRI, todos los partidos se aliaban para vencerlo y se veía con naturalidad dentro de la competencia electoral.

Agregó que también el partido del Gobierno llegó al poder con base en alianzas con otras fuerzas políticas durante muchos procesos electorales.

«Ellos evocaron la noche y ahora les asusta ver fantasmas donde no los hay», expresó el vocero de los diputados del tricolor.

«A mí me preocupa un poco que el Presidente, siendo un gran demócrata, esté tan nervioso, que tenga tanta ‘pica-pica’, como decimos en mi pueblo, con este tema de la alianza Va por México».

Yunes señaló que el Presidente Andrés Manuel López Obrador dedica mucho tiempo de las conferencias mañaneras a denostar la alianza, en vez de hablar en forma prioritaria sobre la vacuna antiCovid.

«Durante su conferencia de prensa, el Presidente estaba tan ocupado en descalificar a los partidos políticos de la alianza, que el propio Canciller, Marcelo Ebrard, tuvo que interrumpirlo y anunciar que el miércoles llegaba el primer lote de vacunas», dijo.

«Fue un ejemplo claro entre lo que le ocupa al Presidente y lo que le preocupa a la población».

Consideró que eso es lo que el Presidente y Morena no entienden, que los partidos se pueden aliar para la competencia electoral y el Mandatario debe dedicarse a los asuntos que importen a la población.

«Más allá de nuestras diferencias ideológicas o políticas, la alianza Va por México significa la preservación del Estado. Esa es la razón por la que logramos llegar a un acuerdo, porque necesitamos un Estado fuerte, no un Presidente fuerte, eso quedó en el pasado. En la lógica actual, un Presidente fuerte implica una debilidad de las instituciones», argumentó.

Refutó la acusación de López Obrador de que la alianza quiere quitar el presupuesto de los programas para la población más pobre del País.

«El argumento se cae por su propio peso. Antes de este Gobierno han existido muchos programas sociales que han ido desapareciendo para que sea el Presidente y no las instituciones quienes hagan entrega de los recursos», explicó.

«Acusan de corrupción, pero no han sostenido un sólo caso. Quien tiene obsesión por el Presupuesto, incluso con propósitos patrimonialistas, es Morena».

Señaló que muestra de ello es la desaparición de las estancias infantiles, el Seguro Popular y los programas del campo.

«Quitaron los programas, pero no resolvieron el problema para el que fueron creados. Hoy las madres y padres de familia trabajadores no tienen con quién dejar a sus hijos, el Insabi ha sido un absoluto fracaso y los núcleos agrarios están cada vez más abandonados», acusó.

«Quien ha quitado el dinero a los pobres es este Gobierno. Ahora el presupuesto no llega ni a los pobres ni a los desempleados ni a los pequeños comercios ni a los campesinos ni a las amas de casa, sólo a quienes ven como potenciales votantes».

¡Participa con tu opinión!