Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los amparos otorgados a la organización Defendiendo el Derecho a un Medio Ambiente Sano (DMAS) argumentan que las obras del Tren Maya afectan el nacimiento de los ríos subterráneos, por lo que la falta de agua propiciará más juicios contra el proyecto federal.
El lunes pasado, un juez federal frenó temporalmente la construcción de la totalidad del Tramo 5 del Tren Maya.
Además, en marzo pasado el Juzgado de Distrito de Yucatán concedió la suspensión provisional contra la continuación de los trabajos del sector sur del mismo tramo, que va de Playa del Carmen a Tulum, Quintana Roo.
«Éstos no son los últimos amparos, vienen más amparos, se está pronunciado la sociedad no solamente en las redes sociales sino legalmente; que el Presidente (Andrés Manuel López Obrador) imponga su voluntad a base de decretazos no habla del Mandatario que quiere ser, que dice ser», dijo a REFORMA José Urbina, integrante del movimiento «Sélvame del Tren».
El buzo promovió el primer juicio de amparo, a través de DMAS, por daños a los acuíferos en el tramo que va de Playa del Carmen a Tulum, sin que el proyecto tenga una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).
«Se logró detener. Ellos comenzaron a trabajar en la obra porque insistían en que sí tenían la MIA, hasta que por presión social tuvieron que reconocer que no la tienen, y es una afrenta a la Nación haber comenzado sin los permisos», señaló.
«Por mucho que se escuden en su decreto, por mucho que digan que es por seguridad (nacional), es mentira, sólo para cumplir una fecha. ¿Cuál es el apuro? No le urge a la población tener un tren, que lo hagan bien, lo que si le urge a la población es tener un medio ambiente sano y el derecho al agua».
El ambientalista advirtió que la MIA no significa tener un permiso, pues es un estudio que, adelantó, confirmará que no se puede construir el Tren Maya en esa zona.
«Si lo hacen bien, se van a tardar un poco más que un año, pero más se están preocupando porque se termine en una fecha agendada por cálculo político», dijo Urbina.
«No hay la prioridad medioambiental que se esperaría de un gobierno que quiere ser diferente a los que autorizaron Calica, a los que autorizaron Xcaret, a los que utilizaron Vidanta; si quieren ser diferentes, que hagan las cosas de manera diferente».

Daño a ríos subterráneos
El ambientalista explicó que las obras del proyecto – por las que los jueces han otorgado las suspensiones provisionales- afectan los ríos subterráneos que conforman la Falla de Holbox, principalmente en el tramo que va de Cancún a Tulum.
«La devastación de la selva afecta al ecosistema, pero lo más grave es atentar contra el derecho a agua limpia, y proteger el agua es lo más importante», apuntó.
«Justo en el área donde está la Falla de Holbox es donde aumenta más el caudal, ahí es donde se abren todos los ríos subterráneos».
Explica que si se observa un corte transversal en la zona se confirma que en la Falla de Holbox el agua de lluvia alimenta los ríos.
«Esta agua es filtrada por los árboles y la tierra caliza, y se acumula exactamente en la zona donde quieren poner el Tramo 5, y de ahí se abren diferentes ríos que van hacia el manglar», alertó.
Con esto, abundó, la vía del Tren Maya estará construida sobre cavidades más profundas.
«Es el gran problema que no quieren comprender. Van a poner una estructura sobre domos, y en ninguna de sus declaraciones lo reconocen», reprocha.
«No estamos inventando nada, son estudios respaldados por científicos internacionales, y aún así nos descalifican».

¡Participa con tu opinión!