Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En México no sólo hay un déficit de recursos físicos y humanos en salud con respecto a los países de la OCDE, sino que además, el Gobierno gasta mal en este rubro, alertó Jesús Felipe González Roldán, presidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública.
«Mientras el 95 por ciento de la demanda de atención es en el primer nivel, sólo el 12 por ciento (de los recursos) se destinan (a este sector).
«El segundo nivel atiende un 4 por ciento y el tercer nivel, que anda en alrededor de 1.5 por ciento de demanda, se lleva el 88 por ciento del gasto presupuestal en salud», indicó el especialista durante el foro Actualidades en la atención enfermedades crónicas.
De acuerdo con el experto, al primer nivel se destinan alrededor de 18.3 miles de millones de pesos, mientras que al tercer nivel 157.2 miles de millones de pesos.
González Roldán señaló que la mayor carga de atención está en el primer nivel, pero tiene un muy bajo control enfermedades crónicas.
«El segundo nivel tiene menos demanda, pero el tercero está saturado porque al final no prestamos atención a lo que es tamaño del sistema público de atención», consideró.
El sistema público ofrece más de 334 millones de consultas, más de 4.3 millones de intervenciones quirúrgicas y casi 6 millones de admisiones hospitalarias, estimó.
«Esto significa que diario se proporcionan 915 mil consultas, se realizan 11 mil 841 intervenciones quirúrgicas y más de 16 mil pacientes ingresados a los hospitales», detalló.
Sobre el peso de las enfermedades crónicas, advirtió que el 90 por ciento de la mortalidad en el País ocurre a causa de estos padecimientos.