Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La salida de Delfina Gómez de la SEP en busca de la gubernatura del Estado de México es una muestra del desinterés de la actual Administración por la educación pública del País, advirtieron especialistas del sector educativo.
Incluso aseguraron que su gestión fue «gris y sin rumbo» debido a la falta de acciones para atender la inclusión, el abandono, el rezago y el aprovechamiento escolar en el contexto de la pandemia de Covid-19.
«Me parece que la salida de Delfina Gómez no es una buena señal de que el Gobierno le está dando la importancia debida a la educación. Teníamos altas expectativas a la salida de Esteban Moctezuma y la llegada de Delfina, pero en este último año y medio de la gestión de la maestra hemos estado sin rumbo», reprochó Fernando Ruiz Ruiz, investigador de Mexicanos Primero.
«Es importante la salida de ella, porque nos habla nuevamente de la incertidumbre, de si el nuevo (titular) que va a llegar va a reunir las capacidades para enfrentar los retos que no pudo pudo enfrentar la maestra Delfina», agregó.
Asimismo, criticó la desaparición de algunos programas de la dependencia, como las Escuelas de Tiempo Completo, que fue sustituido por La Escuela Es Nuestra, que recordó, ha tenido diversas críticas por opacidad e irregularidades.
; desapareció de recursos para las escuelas de educación especial; y la propuesta de la renovación del marco curricular, que dijo, distrae de temas prioritarios como el rescate de alumnos que desertaron o se atrasaron durante la pandemia.
Por su parte, Marco Fernández, investigador del Tec de Monterrey y de México Evalúa, consideró que la funcionaria sólo usó de trampolín a la dependencia para sus aspiraciones políticas.
«Me da mucha tristeza observar el desdén de este Gobierno en la educación e insisto en que eso, es muestra de que para este Gobierno la educación no es una prioridad», lamentó.
Al igual que Ruiz, Fernández aseguró que las expectativas de que una maestra encabezara la SEP eran altas, no obstante, dijo, el paso de Gómez no fue el esperado.
«Cuando nombraron a la maestra Delfina como Secretaria decían ‘por fin, una maestra encabezará la labor de la Secretaría de Educación Pública. Yo digo, ¿y luego? cuéntenme qué pasó. Como que su experiencia en el aula no sirvió de mucho ¿verdad?», señaló.
«Si hay algo más que gris (para describir su gestión), habría que enfatizarlo. Llegó con una serie de retos importantes que lejos de resolver se multiplicaron y en donde no se observa en el horizonte realmente acciones por parte del Gobierno federal para poder atender los retos, no se ve la atención del Estado».
El especialista incluso cuestionó la manera en la que Gómez se involucró en su labor.
«Jugó la de la avestruz, y ahora sí va a querer ser monedita de oro, ahora que va a una contienda electoral. Vamos a ver si no hay una ocurrencia similar como sustituto de simbolismos que poco importan a la hora de las acciones para atender la emergencia educativa que enfrenta el País derivado de la pandemia», aseveró.
«Lo que a mí me llama mucho la atención es sobre qué va a hacer campaña, ¿qué va a presumir? Porque de los logros educativos no tiene ninguno. A ver qué se inventa. No tiene mucho que presumir en términos de sus resultados», insistió.
Entre los reproches de los especialistas se encuentra también una falta de evaluación efectiva de los aprendizajes de los estudiantes y del atraso escolar para dimensionar el problema y así tomar medidas de rescate a la medida.
Tampoco, sostuvieron, se priorizó en que los alumnos recuperaran los conocimientos perdidos; se recortó presupuesto a la educación básica y a la profesionalización docente, por lo que no recibieron la capacitación prometida.