Marlen Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-La carta enviada por el American Petroleum Institute (API) a funcionarios estadounidenses resalta que el Gobierno mexicano está implementado acciones para favorecer a Pemex y que van en contra de las inversiones privadas.
Detalló que entre las últimas acciones, la Administración del Presidente López Obrador impulsó la reforma a la Ley de Hidrocarburos, generando inseguridad jurídica que afecta a los proyectos de inversión.
“Estas reformas otorgan poderes discrecionales del Gobierno para suspender o revocar permisos en toda la cadena de valor de los combustibles”, señala.

Las quejas:
En Ley de Hidrocarburos:
– La Sener y CRE podrán suspender o cancelar los permisos existentes en casos de amenazas a la seguridad nacional, seguridad energética o la economía; términos que son considerados vagos y otorgan discrecionalidad a los reguladores.
– Elimina la regulación asimétrica a Pemex, sin que el mercado haya alcanzado niveles competitivos.
– Reducción a la duración de los permisos de importación de 20 a 5 años, como máximo.
– Incremento a los tipos de productos que requieren permisos de importación.
– Aumento de las dificultades para obtener la aprobación de permisos relacionados con estaciones de servicio.
– La CRE solicita información adicional para emitir los permisos aun y cuando no forman parte de la normativa.
– La Profeco cierra bombas en estaciones de servicio de empresas de EU por infracciones menores o inexistentes.
– Pemex recibe exenciones en la aplicación de la regulación referente a las especificaciones de los combustibles (por ejemplo, diésel bajo en azufre).
– Empresas estadounidenses que están construyendo infraestructura experimentan demoras significativas en permisos y concesiones por parte de la Sener, Asea, Semarnat, y CRE, lo que ha detenido la construcción.
Fuente: API