Lorena Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A unos días de la elección, Morena y sus aliados cuentan con una intención de voto para Diputados federales de 48 por ciento y la alianza opositora, PAN-PRI-PRD, con 40 por ciento del apoyo electoral.
Así lo registra una encuesta nacional en vivienda a dos mil 500 adultos con credencial de elector vigente, elaborada del 22 al 30 de mayo en copatrocinio por Grupo Reforma y LatinUS.
En números desagregados, Morena cuenta con 43 por ciento de intención de voto en boleta, el PRI con 20 por ciento y el PAN con 18 por ciento.
Sus aliados más pequeños, el PVEM y el PT en el caso de Morena, registran 3 y 2 por ciento de intención de voto, respectivamente. El PRD, por su parte, cuenta con 2 por ciento.
La mayoría de los entrevistados piensa que el País llega dividido a las elecciones y los indicadores registrados en este estudio así lo demuestran.
Los votantes manifiestan preocupación por la inseguridad y el 44 por ciento señala que será un tema prioritario en su decisión de voto. El 39 por ciento, en cambio, tiene la situación económica en mente.
El Presidente López Obrador cuenta con una aprobación de 56 por ciento, mientras que el 42 por ciento reprueba su gestión.
No obstante, en temas de seguridad 6 de cada 10 piensan que la estrategia del Gobierno federal contra el narcotráfico no está dando resultados y la misma proporción ve más fuerte al crimen organizado que a las autoridades.
Por su parte, el 54 por ciento ve un aumento en la pobreza en el País en el último año; el 51 por ciento considera que la economía nacional ha empeorado y 40 por ciento ha sufrido un deterioro en su economía familiar.
Los votantes se encuentran divididos respecto a lo que es mejor para el País en términos de la composición de la Cámara Baja: el 42 por ciento cree que es mejor que Morena siga controlándola y el 42 por ciento prefiere que sea la oposición quien predomine en el recinto.
A pesar de la proporción de votantes que reprueban al Presidente y no ven resultados en seguridad y economía, el 47 por ciento dice no estar dispuesto a regresar a los gobiernos anteriores.
Por otro lado, el 62 por ciento confía en el INE y el 49 por ciento en el Tribunal Electoral. Los partidos políticos, no obstante, solamente gozan de la confianza del 30 por ciento de los entrevistados.
Ante un Presidente que ha sido muy activo durante las campañas, el 49 por ciento considera que debe guardar silencio y el 44 por ciento cree que tiene derecho a opinar sobre asuntos electorales.