Rolando Herrera
Agencia Reforma

Cd. de México, México-El uso de cubrebocas en el transporte público o al asistir a lugares concurridos como mercados públicos es adecuado y puede resultar benéfico para evitar la propagación del Covid-19, consideró Samuel Ponce de León, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud de la UNAM.

En una videoconferencia, el académico señaló que esta medida probablemente no va ser para las próximas dos semanas si no que los ciudadanos la van a tener que incorporar por temporadas durante algún tiempo, pues no se vislumbra que la pandemia del coronavirus se extinga a corto plazo.

“Si aceptamos que la medida puede ser benéfica y no tiene efectos colaterales yo sí encuentro que hay una obligación bioética en establecer la recomendación”, indicó.

En la víspera, el Gobierno de la Ciudad de México recomendó el uso de cubrebocas al salir a la vía pública y desde el 9 de abril se estableció que este aditamento fuera portado al hacer uso del trasporte público.

Sin embargo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló ayer que el uso de cubrebocas no es un mecanismo eficaz para evitar ser contagiado ya que, entre otras cosas, el virus SARS-Cov2 también puede entrar por los ojos.

“Los virus respiratorios o al menos este, pero muchos otros, se transmiten también por los ojos, es decir, si las partículas infectantes caen sobre la conjuntiva, que es la membrana que recubre el espacio anterior de los ojos, ahí se pueden poner estas partículas de virus y ahí se contagian. Entonces, aunque uno tenga cubierto nariz y boca, si tiene descubiertos los ojos también se puede transmitir por ahí”, dijo.

Ponce de León, quien durante la videoconferencia estuvo acompañado vía remota por otros investigadores de la UNAM, indicó que no existe evidencia científica de qué tan eficaz es la transmisión del virus por vía ocular.

“Cuando hacen referencia a evidencia científica tendríamos que entender que no hay una demostración de qué tan eficiente puede ser la transmisión a través ocular y sí la hay a través de la inspiración del volumen de aire que requerimos para estar oxigenando nuestro organismo a través de los pulmones y de la boca”, expuso.

El uso de cubrebocas, consideró Mauricio Rodríguez -académico de la Facultad de Medicina- debe hacerse sin relajar las otras medidas de protección que han recomendado las autoridades como son el lavado constante de manos, la permanencia en casa y la sana distancia.

“Reiterar que el uso de los cubrebocas no debe de ser una medida que se vea como única, sino que debe sumarse a las otras medidas que ya deben estarse llevando a cabo.

“No debe de reemplazar ninguna de las otras, uno de los riesgos que se ha advertido en múltiples ocasiones es, justamente ese, que la gente que comienza a usar el cubrebocas relaja las otras medidas en términos de no mantener la sana distancia, incluso de no quedarse en casa”, indicó.