Staff
Agencia Reforma

GINEBRA, Suiza.- La nueva variante ómicron del coronavirus presenta «un riesgo muy elevado» para el mundo, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS), paralelamente al aumento de países en donde ha sido detectada, por lo que integrantes del G7 se reunieron ayer de urgencia.
«Dadas las mutaciones que podrían conferirle la capacidad de escapar a una respuesta inmunitaria y darle una ventaja en términos de transmisibilidad, la probabilidad de que ómicron se extienda a nivel mundial es elevada», indicó la organización, aunque señaló que, por el momento, no se ha registrado ninguna muerte asociada a esta mutación.
«Podría haber futuros picos de Covid-19, que podrían tener consecuencias severas», agregó la OMS en un documento técnico publicado ayer, en donde plantea que todavía hay muchas incógnitas sobre su virulencia y transmisibilidad.
Ómicron fue identificada por primera vez la semana pasada en Sudáfrica, en donde se reportó un rápido aumento de los contagios,el domingo hubo 2 mil 800 nuevos casos, frente a los 500 de la semana anterior y cerca de tres cuartas partes de los contagios señalados recientemente se deben a esta nueva variante.
«Aunque ómicron no es clínicamente más peligrosa y las primeras señales todavía no son alarmantes, probablemente observaremos un aumento de casos debido a la rapidez de la transmisión», dijo el epidemiólogo sudafricano Salim Abdool Karim.
El hospital Bambino Gesu de Roma confirmó que, efectivamente, tiene más mutaciones que la delta, pero eso no significa que sea más peligrosa, según los investigadores.
El mismo director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una sesión especial de los Estados miembros de la OMS en la Asamblea Mundial de la Salud, en donde se promovió un plan de acción mundial para prevenir pandemias en el futuro, señaló que científicos de la OMS y otras partes del mundo trabajan con urgencia para descifrar el riesgo que representa la nueva variante.
«Aún no sabemos si ómicron está asociada con una transmisión mayor, enfermedad más severa, más riesgo de infecciones o más riesgo de evadir vacunas», advirtió.
Mientras, los ministros de Salud del G7 (Francia, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Italia, Japón y Reino Unido) se reunieron ayer «para discutir la evolución de la situación sobre ómicron», en un encuentro de urgencia en Londres.
Hasta ahora, EU, Indonesia, Arabia Saudita y Reino Unido, impusieron restricciones a los visitantes procedentes de África austral.
Japón, Israel y Australia limitaron el acceso a sus territorios.
Estas medidas fueron consideradas un «castigo» por los responsables sudafricanos.

¡Participa con tu opinión!