CD Leganes' head coach Javier Aguirre (C) gives instructions to his players during the Spanish LaLiga soccer match between Osasuna and CD Leganes held at El Sadar Stadium, in Pamplona, northern Spain, 27 July 2020. EFE/Villar Lopez
Staff
Agencia Reforma

PAMPLONA. -El Leganés está cada vez más cerca de la quema del descenso en LaLiga. El equipo dirigido por el mexicano Javier Aguirre tuvo para llevarse el triunfo de El Sadar pero terminó por perder 2-1 ante el Osasuna.
Un doblete de Enric Gallego (9′ y 93′) mataron las ilusiones de un “Lega” que parecía podía arrebatar más de un punto de Pamplona, pero cuando la suerte no está de tu lado, es imposible. Gallego abrió el marcador con una tijera, sin marca y con todo el tiempo del mundo.
Javier Avilés, al 49′, le devolvió la esperanza al Leganés. Cómo no iba a serlo si el volante metió un potente disparo cruzado imposible para el meta local Sergio Herrera, que voló solo para adornar la escena.
Los del “Vasco” se la creyeron, o al menos eso parecía, porque comenzaron a llegar con facilidad al arco del Osasuna. Un disparo al 61′ de Bryan Gil inquietó demasiado al rival pero el “Lega” no lograba el del triunfo.
Aguirre sabía que la recompensa estaba cerca; se llevaba las manos al rostro, manoteaba, discutía con el cuarto árbitro cuando le marcaban una falta en contra con su equipo encima del arco rival. Pero bien dicen que cuando te toca, ni aunque te quites y, al 93′, un Gallego con más ganas que talento, logró rematar entre los dos centrales y envió el balón al fondo de las redes, dejando desahuciados a los Pepineros.
El rostro desencajado del “Vasco” enmarcó los instantes finales de un partido que pudieron ganar pero se les esfumó por completo. El Leganés ya se quema en LaLiga, se queda penúltimo con 25 puntos, a 7 del Eibar, que tiene un partido pendiente y está en el último puesto que evita perder la categoría.