Maggie Urzúa
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco .-El plan educativo propuesto por el Gobierno federal para modificar libros de texto es una imposición ideológica, consideró el Cardenal José Francisco Robles Ortega.
MURAL publicó el 28 de abril la intención que tiene la Secretaría de Educación Pública (SEP) de quitar el contenido «neoliberal» del actual modelo de enseñanza, según lo expuesto por Marx Arriaga, director de Materiales Educativos.
Al respecto, el Arzobispo de Guadalajara opinó que la única manera justa y honesta de realizar reformas al sistema de enseñanza es a través del consenso, de otra manera, sería el sometimiento ideológico de un grupo minoritario.
«No es justo, no es honesto que se imponga un proyecto educativo marcadamente ideológico, con otros fines, que no pongan al centro a la persona», declaró ayer en conferencia de prensa.
Pidió debatir el contenido de los libros de texto tomando en cuenta a todos los actores de la sociedad.
«(Debe haber) consenso de todos los actores, desde luego los alumnos, pero también los padres de familia, los actores sociales y los maestros. Todos tendrían que estar participando, no un grupo, un pequeño grupo que quiera imponer la ideología que priva en ellos y quieren que prive en un País», sostuvo el Cardenal.
La postura de Robles Ortega coincidió con la emitida el 13 de mayo por la Conferencia del Episcopado Mexicano, en el «Mensaje de los Obispos de México, con motivo del Día del Maestro», donde expresan preocupación por la falta de apego del Gobierno federal al Estado de Derecho.

¡Participa con tu opinión!