César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Canciller Marcelo Ebrard aseguró ayer que a diario se enfoca a ser un buen funcionario y que ve lejos el 2024, año de la sucesión presidencial.
Cuestionado sobre sus aspiraciones para el relevo presidencia y si están siendo afectadas por la tragedia de la Línea 12, dijo que él está concentrado en sus labores.
“Para mí ese tema está muy lejos todavía, no es lo de hoy, hoy hay que cumplir lo que tenemos como encomienda; no me anima o no es lo que guía mis tareas.
“Siempre me dicen que tengo esa aspiración y que es lo que explica mis acciones, pero yo lo que trato de ser y, he sido, es un servidor público eficaz y eficiente y esa es mi tarea”, dijo Ebrard.
Sobre los resultados del dictamen sobre el accidente, reiteró que la construcción de la Línea Dorada fue colegiada.
“Es una obra muy grande, participan muchos cuerpos técnicos, habrá que ver qué dicen al respecto a algo que es preliminar.
“Hay supervisores, empresas constructoras, certificadores, ahí hice como una síntesis de todos los que participan, y habrá que ver qué tienen que decir”, planteó.