Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Personal de salud procedente de Oaxaca que atendió a pacientes con Covid-19 y que fue despedido tras la disminución de contagios decidió instalar ayer un plantón frente a Palacio Nacional, luego de que funcionarios del Insabi les respondieran:

“Vayan a envolver bien su quesillo” a su petición de reinserción laboral.

Señalaron que 39 trabajadores entre médicos, enfermeros y afanadores fueron contratados durante la pandemia en el Hospital Covid-Insabi 25, en Oaxaca y ahora se quedaron sin empleo.

Con la esperanza de ser atendidos, una comisión de ellos entregó una carta dirigida al Presidente Andrés Manuel López Obrador en el área de Atención Ciudadana en donde le pidieron cumplir con la promesa de brindarles estabilidad laboral.

Además tuvieron una reunión con funcionarios de Recursos Humanos del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) donde entregaron una lista con sus nombres y, aseguraron, obtuvieron burlas, lo que los motivó a acampar de forma indefinida hasta obtener respuesta.

“‘Vayan a envolver bien su quesillo’, nos dijo el de recursos humanos, como burlándose, y a nosotros no nos pareció. Sentimos que es como una ofensa, una burla, y, pues, dijimos que hasta que nos atiendan vamos a estar acá.

“Dicen que regresemos a Oaxaca y que esperemos, nos dicen que hasta por dos meses, pero no tenemos trabajo”, señaló la enfermera Dayana Álvarez Antonio.

Detalló que el pasado 15 de junio terminó su contrato y al momento no tienen certeza de que sea renovado y están en la incertidumbre.

Comentó que previo a la pandemia ejercían la práctica privada, eran vacunadores, y dejaron sus trabajos para estar en áreas Covid, mientras algunos empleados de base se negaron a laborar en ellas; todo, resaltaron, por la promesa de estabilidad laboral.

“Aquí (en el plantón) hay médicos generales y enfermeras. Hicimos trabajo de médicos intensivistas, de enfermeras intensivistas, porque casi nadie quiso atender en la pandemia, prefirieron guardarse en su casa y metieron cláusulas para no trabajar. Nosotros, los que dimos la cara, ahora estamos en la calle”, añadió.