Karla Aguilera
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Ante la prohibición de la comercialización de cigarros electrónicos y vapeadores en el país, existe el riesgo de que crezca el mercado negro de estos productos, consideraron distribuidores.

Tras el decreto del Presidente Andrés Manuel López Obrador, varios comerciantes se dijeron preocupados y con incertidumbre de lo que pasará con sus negocios.

Fernando Barragán, distribuidor de productos de vapeo y fundador de la Alianza por la Libertad del Vapeo (Allvape), mencionó que hay alrededor de 30 tiendas establecidas de este giro en la Zona Metropolitana de Guadalajara, las cuales operan desde hace aproximadamente cuatro años.

Incluso, dijo que para vender, varios comerciantes han tramitado Amparos para importar y distribuir productos de Europa y Estados Unidos, que tienen certificados para garantizar su calidad.

«Por el decreto que sacó el Presidente para prohibir las exportaciones e importaciones, a partir de ese momento se ha complicado mucho. Nosotros hemos metido todos los recursos legales sobre reglas, decretos o leyes que atentan contra los derechos de nosotros como comerciantes y de los usuarios», expresó Barragán.

También consideró que prohibir la comercialización de vapeadores y cigarros electrónicos implica el riesgo de que los productos se vendan en el mercado negro, sin estándares de calidad y que sean más accesibles para los menores de edad.

«Esta prohibición va a hacer que cierren muchas tiendas y se incremente la venta en la calle, vamos a poder ver hasta niños de 10 o 15 años, de los que venden chicles o que venden otras cosas, vendiendo los cigarros electrónicos que quién sabe de dónde son», mencionó.

Dijo que prevé interponer un Amparo para seguir vendiendo, y que seguramente otros comerciantes también lo harán.

«Se va a venir una ola de Amparos en todo México, porque es muy claro que este decreto es inconstitucional, habrá quiénes si sigan comercializando y trayendo productos, eso es lo que fomenta el mercado negro», agregó.

José Huerta, otro comerciante, coincidió con esta postura y pidió al gobierno una regulación de la venta, no una prohibición.

«No hay ningún tipo de regulación lamentablemente, incluso hay piratería de eso y es lo que nosotros como comercios establecidos queremos evitar», dijo.

Jonathan, un colaborador de una tienda de vapeadores ubicada cerca del Templo Expiatorio, lamentó las afectaciones económicas que la medida pueda traer para quienes trabajan en el sector.

«Vivimos de lo que vendemos y lo comisionamos y al no haber ventas pues vamos a tener más cuesta económica. Estamos asustados de que vaya a llegar el Ayuntamiento, o algo así, a decirnos algo, porque pues apenas estamos viendo qué hacer», comentó.

En el Centro Histórico de Guadalajara, en la Plaza de la Tecnología y sus alrededores, se pueden encontrar estos productos desde los 180 pesos hasta los 5 mil pesos.

«Ya no tardamos en quitarlos por lo que dijo el Presidente (Andrés Manuel López Obrador) entonces, pues habrá escasez y sí hay personas que los buscan», comentó una empleada de uno de locales, quien consideró que podría ser la última semana que los productos se ofrezcan en el mercado.

¡Participa con tu opinión!