Al informar que uno o dos actos vandálicos y de sabotaje se registran por semana en contra de la infraestructura hidráulica, la Comisión Ciudadana de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes arrancó una serie de operativos para detectar usuarios clandestinos y la primera colonia visitada fue las Cumbres III con casi 200 casos detectados.

Refugio Muñoz de Luna, director de la CCAPAMA, señaló que los operativos de detección de usuarios clandestinos se emprende tras la localización de zonas que se quedan sin agua, sin motivo aparente; por lo que se procedió a investigar en campo encontrando gente que manipula las válvulas para beneficiarse en lo personal, sin importarle el resto de la ciudadanía.

Recalcó que la Procuraduría de la Defensa del Usuario acude a las colonias para exhortar a los usuarios a regularizarse, porque hay un problema real en Cumbres 3 pues desvían el agua para unos ladrilleros y dejan a la ciudadanía que vive en la parte alta sin el vital líquido.

Incluso hay gente muy agresiva que amenaza al personal de Veolia y de la CCAPAMA con machetes, motivo por el cual se solicitó la intervención de la fuerza pública para reestablecer el servicio de agua potable en esa zona.

La invitación desde ahora a la gente es a regularizarse y se conviertan en usuarios normales de este servicio, porque las tomas clandestinas provocan fugas e impiden que presurice la red y lesiona al sistema hidráulico para determinado fraccionamiento, colonia o comunidad.

Respecto a la instalación de cámaras de videovigilancia en pozos del Municipio, Refugio Muñoz de Luna señaló que hasta ahora se han colocado 16, en la zona de mayor influencia de incidencias de vandalismo como Villa Montaña, en donde se construirá otro pozo y la nueva cámara que ahí se instalará en su momento.

La meta es instalar cámaras de videovigilancia en 100 pozos y rebombeos, y se ha dado prioridad a los lugares con mayor vandalismo y sabotaje.

“Hasta el momento, los infractores de la ley no han vuelto a atacar la infraestructura hidráulica que ya cuenta con estas herramientas de videovigilancia. Se roban cables, contactores, piezas que ni siquiera saben el valor que tienen. La inversión de las reparaciones oscila de los 2 mil a tres mil pesos hasta el medio millón de pesos que es el valor de un equipo de bombeo dañado”.