Una vez más queda de manifiesto que el hombre es el principal enemigo del ecosistema, que no sólo destruye el medio ambiente sino que con sus actitudes se ataca a sí mismo, porque al arrasar con el hábitat reduce las condiciones que le dan vigencia a los tres reinos de la naturaleza.

La denuncia que hizo pública Israel Roque Moreno, director del Educación Ambiental del Centro Ecológico Los Cuartos, sobre la destrucción que ya comenzó de áreas naturales que forman parte de esa porción ubicada en el municipio de Jesús María, sigue la misma ruta de los espacios verdes que desaparecieron en la ciudad capital para dar paso a fraccionamientos y centros comerciales, sustituyéndose las especies arbóreas y matorrales por miles de construcciones y kilómetros de pavimento.

De manera reiterada se comenta que en el Valle de Aguascalientes el ciclo pluvial es sumamente errático, lo que perjudica a más de 120,000 hectáreas de temporal y que la recarga de las capas subterráneas es mínima, por lo que la extracción de agua que se utiliza para fines doméstico, agrícola, ganadero e industrial se hace cada vez más difícil.

De los poco más de 86,000 metros cuadrados con que cuenta el Centro Ecológico Los Cuartos, quedarían únicamente 10,483 metros, lo que irremediablemente comprimirá el trabajo que por décadas ha desarrollado este lugar, uno de los más emblemáticos de la entidad y que ha servido para que niños, jóvenes y familias en general aprendan a amar lo que el Ser Supremo le ha dado a esta región.

Los principales responsables de este ataque son los miembros del Cabildo de Jesús María, que por alguna razón aprobaron la modificación de uso de suelo ecoturístico en comercial y habitacional, con lo que dieron paso a que se aniquile un espacio que es muy necesario para la vida misma.

Todo fue tan precipitado, que una vez que el órgano edilicio sancionó el punto de acuerdo de inmediato los constructores introdujeron maquinaria para llevar a cabo labores de desyerbe y aplanado, así como la excavación de zanjas, aplicando aquello que una vez consumado el hecho no hay paso atrás.

Frente a esta situación cabría pedir a los candidatos a presidente municipal por Jesús María que firmen un manifiesto en contra de esa decisión y exijan que el Cabildo anule el acuerdo, situación en que se podrá determinar quiénes están a favor de los espacios verdes.

De la misma manera tiene que haber pronunciamientos de los grupos ambientalistas y entiendan que el ataque al entorno se da no sólo en la ciudad de Aguascalientes sino en otras partes del estado, por lo que es necesario levantar la voz.

Es importante tener presente que para llevar a cabo ese programa se van a ser destruir todos los árboles y la maleza, que son indispensables como fuentes de oxigenación y para atraer la lluvia y aunque los beneficiados con esa decisión ofrezcan que por cada árbol que echen abajo sembrarán cinco, diez o más, no pasa de ser un cuento, como ha quedado demostrado a lo largo de los años en la ciudad ante la desaparición de las especies.

De manera inicial la Fundación Miguel Ángel Barberena, de la que depende el Centro Ecológico Los Cuartos, procederá legalmente y entre otros elementos a considerar está conocer el manifiesto de impacto ambiental que presentaron los constructores, asimismo existe como sustento el Programa de Desarrollo Urbano del Municipio de Jesús María 2017-2040 que protege toda esa área.

Seguramente que el proceso será difícil si se considera que las empresas o compañías que se dedican a crear zonas habitacionales, centros comerciales, hoteles y otro tipo de construcción, tienen un equipo de abogados que se encargan de evitar que se frenen las acciones, pero que tiene que hacerse algo eso ni duda cabe.

ESCENARIO VOLÁTIL

Aseguran los que dicen conocer el tejemaneje de la política, que para hacer creíble lo que se promete hay que hacerlo con tal énfasis que desde el primer momento la gente lo tome como una verdad absoluta, por lo que si alguien ofrece que Veolia se irá en cuanto él tome posesión como alcalde de la ciudad capital, se debe aceptar que así será. El único problema es que todos prometen lo mismo y a la hora de la verdad ninguno cumple, como ha sucedido en la actual y las anteriores administraciones, por lo tanto hay que escuchar pero no confiar.

Tampoco hay que pecar de cándidos ante el compromiso que hace el aspirante morenista, de que con los deudores del servicio de agua potable habrá “borrón y cuenta nueva”, porque lo único que hace es fomentar el no pago, cuando jurídicamente todo el que reciba el vital elemento está obligado a cumplir, de lo cual es posible exentar a alguien pero sólo en ocasiones excepcionales, una vez que se comprueba mediante un estudio socio-económico que no puede aportar.

Como se ha mencionado en Con Usted, el tema del agua iba a ser la “estrella” de las campañas. No se requería de la bola de cristal para determinarlo ya que así ha sido desde 1995, de manera que esta vez no podía ser la excepción. Lo único que cambia es el enfoque que le da cada aspirante y que puede tener cierta congruencia para solucionar un problema que ya se hizo añejo.

De lo que está sobre el escritorio sobresale la propuesta de Roberto Tito Lamas de Alba, candidato priista a diputado por el segundo distrito, al plantear cambiar la dirección del gasto federal para tener mejores condiciones de abastecimiento y de calidad, así como de un sistema moderno en el tratamiento de aguas residuales, por lo que habría que actualizar las 22 plantas que sobre el particular existen, porque en las actuales condiciones no aseguran el reuso correspondiente, que puede ser para fines industriales, agrícolas, ganaderos y municipales, con lo que se pueda reducir la extracción que actualmente es superior a la recarga.

Sobre el mismo tema, el ex alcalde Luis Armando Reynoso Femat y que ahora compite por el mismo cargo en Fuerza por México, considera que debe dársele su lugar a CCAPAMA recuperando la rectoría sobre el servicio, para ello debe vigilar muy de cerca la concesionaria, con lo que habría condiciones para elevar la atención y tener una respuesta pronta y duradera a los usuarios.

En tanto el panista Leonardo Montañez asegura que están dadas las condiciones para la revisión del título de concesión, con lo que se aseguren los cambios que sean necesarios y lograr que la atención al público sea rápida y eficiente.

Norma Guel Saldívar, abanderada del PRI, establece que los cambios que deban hacerse se harán, por lo que si el servicio del agua potable no está en buenas manos debe cambiar, ya que por encima de todo está el pueblo. Sostiene que si de algo pueden estar seguros los aguascalentenses es que de triunfar el 6 de junio sabrá corresponder a la confianza que han depositado en ella y lo hará con hechos, no con palabras, demostrando que hay un cambio radical en la conducción del municipio al devolverle a la ciudadanía el derecho de decidir sobre su destino.

EXCESIVA INCAPACIDAD

Aunque los casos de discapacidad son difíciles de prever, se requiere de una campaña de concienciación para que, en lo posible, la sociedad en general pueda evitar ser una víctima más, con mensajes que lleguen a niños, jóvenes, adultos y personas mayores para que tomen las precauciones necesarias en las acciones que lleven a cabo. En estos momentos, 245,551 aguascalentenses padecen algún tipo de invalidez, sea motriz o mental, que le impide llevar una vida plena. De acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2020, el 17.2% de los habitantes totales de esta entidad presenta este problema, que están perfectamente ubicados por municipio, colonia y hogar, de manera que las instituciones oficiales encargadas de atenderlos pueden llevar a cabo programas orientados a mejorar su condición. El 42.2% es por enfermedad, el 23.5% por edad avanzada, el 15.7% de nacimiento, el 12.7% por un accidente y los demás por diversas causas, y en cuanto a la edad el 38.7% tienen entre 60 y 84 años; el 32.4% de 30 a 59 años; y 11.4% tiene entre 15 a 29 años. Son datos relevantes que sirven para establecer las tareas a seguir.