Con muy poco margen de oportunidades para los que pretendan ganar por la vía independiente una diputación o una alcaldía, las autoridades electorales los convocan una vez más a participar en el proceso en marcha, para ello – de inicio – deben cumplir una serie de requisitos que también son obligatorios para los precandidatos de los partidos políticos.

Hasta la fecha ningún candidato autónomo ha logrado ganar una de esas posiciones, lo que en gran medida se debe a que parte de ellos fueron miembros de un partido y al no conseguir lo que pretendían renunciaron a su militancia, pero se llevan tras de sí el sello de su procedencia, como también están los que creen cómo hacerle para lograr su propósito pero a final de cuentas reconocen que es difícil ir contra la opinión general.

El presidente del Instituto Estatal Electoral (IEE), Luis Fernando Landeros Ortiz, señaló que quienes se registren como aspirantes independientes deben crear una asociación civil y tener un tesorero acreditado, además deben abrir una cuenta bancaria a nombre de ésta y entregar los documentos que se requieren para quedar inscritos. Logrado el pre-registro deben buscar el apoyo de 2.5% de los ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral, que debe ser de la demarcación en que pretendan participar.

Para el titular del IEE ya no son extrañas las candidaturas independientes, “antes bien es un hecho común”, sin embargo él mismo reconoce que en las pasadas elecciones locales se inscribieron siete y sólo cinco lograron participar pero ninguno ganó.

Aunque Landeros Ortiz no mencionó las razones que hay para que no prospere ese tipo de aspiraciones, una de ellas podría ser que, o son “cartuchos quemados” o nadie los conoce, por lo que tienen que ir contracorriente para tratar de entrar por alguna rendija, sin embargo también tienen en contra que los recursos económicos de que disponen son mínimos, lo que permite a los partidos tener todas las de ganar, además deben integrar un equipo de campaña que por regla general son compañeros de universidad o del trabajo y hasta vecinos, que con una actitud quijotesca se lanzan en pos de un triunfo y que conforme pasan las semanas lo ven más lejano.

Se menciona con insistencia que algunos independientes han logrado ganar, como es el caso del actual gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, más conocido por su alias El Bronco, que el 14 de septiembre de 2014 renunció al PRI, luego de que la directiva nacional no lo favoreció, por lo que hizo talacha entre los priistas para convencerlos que era la mejor opción y con una serie de promesas logró el triunfo, pero no ha podido quitarse el ADN tricolor que lo hizo diputado federal y presidente municipal de García, además cuando pretendió repetir la fórmula al anotarse como candidato independiente a la Presidencia de la República, en las elecciones de 2018, supo que era una fantasía, luego que le negó el registro el Instituto Nacional Electoral (INE), ante la serie de ligerezas que tenía el legajo de firmas que respaldaban su intención, en que más de 260,000 eran duplicadas, 500,000 tenían inconsistencias, más de 150,000 estaban simuladas y 205,000 eran fotocopias.

Está claro que los abanderados de los partidos no son unas hermanitas de la caridad, que ofrecen mucho y casi nada cumplen, pero tiene tras de sí un aparato partidista que se encarga de llevarlos a la victoria, porque esto significa trabajo por tres o seis años para los que participaron.

De cualquier manera, para quienes deseen lanzarse a la aventura independiente el IEE abrirá de manera virtual los pre-registros, del 1 al 7 de diciembre y el día 15 del mismo mes se informará en sesión plenaria los nombres de quienes buscan esa posibilidad y a más tardar el 14 de marzo se conocerá quienes pasaron el tamiz de la autoridad electoral, que luego competirán contra los candidatos de los l2 partidos con registro.

EN PROBLEMAS

La Benemérita Universidad Autónoma de Aguascalientes, al igual que todas las instituciones de educación superior del país, es afectada en sus funciones propias, ante la reducción progresiva del presupuesto que destina la Federación para sus actividades.

En el documento donde manifiestan la situación, los miembros de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) señalan que existe intranquilidad porque dejan de recibir recursos importantes para la atención de sus obligaciones cardinales.

Hacen mención que en el período 2015-2020 se recibió un incremento anual inferior a la inflación, lo que significó para los organismos descentralizados estatales una reducción acumulada de 15 mil 030.9 millones de pesos y que en el presupuesto 2021 el déficit alcanzará 18 mil 819.3 millones de pesos.

La agrupación destaca que el presupuesto no ha considerado los recortes a la plantilla académica y administrativa y no toma en cuenta la expansión territorial de los servicios educativos en los últimos cinco años, asimismo los fondos extraordinarios prácticamente se han extinguido, al pasar de 11 mil 053 millones de pesos en 2015 a 132 millones para 2021, lo que representa una reducción de 38 mil 772.3 millones de pesos en términos reales, en estas condiciones de los 11 fondos existentes en 2015 sólo se conservaría uno para el año próximo.

En estas condiciones, la ANUIES ve difícil que se alcance la meta de llegar al 50% de cobertura nacional en 2024, por lo que pidió a la Federación y al Congreso de la Unión aumentar los montos asignados a la educación superior, principalmente a los programas de subsidios federales para organismos descentralizados estatales; fortalecimiento a la excelencia educativa, programa para el desarrollo profesional docente, programa de carreras docentes, programa de expansión en la oferta educativa en educación media superior y superior, y apoyos para la atención de problemas estructurales de los programas de carreras docentes.

Además que se tomen medidas para que las 11 universidades públicas estatales en crisis financiera cierren el año fiscal y puedan pagar los salarios y prestaciones a sus trabajadores.

La situación está difícil, tan es así que varios subsistemas están desacelerando su crecimiento de matrícula y se incrementa la probabilidad de que un mayor número de instituciones entren en crisis financiera, lo que pone en un dilema el cumplimiento de la misión que tienen ante la sociedad.

En este asunto hay dos responsables, uno es la Federación que decidió disminuir los apoyos destinados a las instituciones de educación superior y otro son los legisladores federales, que a final de cuentas son los que avalan lo que planea el gobierno, por lo que en términos claros son más insolidarios los diputados y senadores, al permitir esa cuchillada a los organismos encargados de formar la nueva generación de mexicanos.

NO ASIMILA

Para la Coparmex local es una “embestida” la que se intenta contra las empresas de contratación de personal, más conocidas como outsourcing, lo que les perece excesivo el ataque que hay por parte del gobierno y el Congreso federal. Además de su eliminación, la propuesta del presidente de la República plantea la prohibición de subcontratación de trabajadores y fija reglas para la contratación, asimismo se aplicarán multas hasta por 4 millones de pesos a quienes realicen estas prácticas y propone sancionar como delincuencia organizada la simulación de subcontratación de servicios y obras especializados y castigar con prisión oficiosa preventiva a personas o empresas que incurran en defraudación fiscal calificada al evadir impuestos bajo el esquema del outsourcing. Las firmas que están en esa situación tienen la oportunidad de regularizarse y no ser señaladas, expresa el escrito presidencial. Lo descrito le parece inadecuado al presidente de la Comisión Laboral de Coparmex Aguascalientes, Juventino Romero de la Torre, al establecer que antes de hacer ese tipo de planteamientos debería conocerse a fondo la situación de las empresas, tanto de outsourcing como las que tienen contratos con ellas, puesto que “la mayoría de ellas brindan las prestaciones de ley a sus trabajadores, y se supone que esto es lo que se pretende obligar”.