Van contra vándalos

La gobernadora Tere Jiménez presentó una iniciativa para reformar el Código Penal del Estado, cuyo objetivo es endurecer las penas contra aquellos responsables de dañar deliberadamente la infraestructura pública. Esto incluye actos de sabotaje que afecten la prestación de servicios esenciales, como el suministro de agua y electricidad.

La propuesta legislativa contempla la creación de un nuevo tipo penal denominado «sabotaje», con sanciones que van desde los 5 hasta los 20 años de prisión, y una multa que oscilará entre los mil y los 12 mil días de salario mínimo. Además de estas penas, se requerirá que los culpables reparen integralmente los daños ocasionados a la infraestructura pública.

La mandataria estatal explicó que esta medida es un esfuerzo por salvaguardar los derechos fundamentales de la población y asegurar la continuidad de los servicios públicos, esenciales para el bienestar de todos los habitantes del estado.

Posteriormente, manifestó su compromiso en la lucha contra el vandalismo que afecta a la infraestructura pública y el equipamiento destinado a la operación de servicios de salud, educación, agua potable y alumbrado público.

«Es fundamental asegurar el derecho a servicios públicos de calidad. No podemos permitir que la comunidad se vea afectada en la prestación de estos servicios por la acción de unos pocos. Para nosotros, lo principal es trabajar por el bien común», afirmó Tere Jiménez.

La gobernadora sostuvo que los actos vandálicos pueden tener consecuencias devastadoras para la población, afectando áreas críticas como la educación y la salud, lo que, a su vez, pone en riesgo los derechos humanos de los ciudadanos.

Para concluir, la titular del Ejecutivo se refirió a la importancia de abordar con determinación los retos y desafíos diarios en el compromiso de salvaguardar el bienestar de la población de Aguascalientes. Esta iniciativa marca un paso hacia la protección de los servicios públicos y la garantía de un mejor futuro para los ciudadanos del estado.