Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los países integrantes de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) aprobaron brindar protección a tiburones amenazados por el tráfico de aletas, que tienen un alto valor en el mercado asiático, en donde son utilizadas principalmente para la elaboración de sopas.
En la 19 Conferencia de las Partes (COP19) se aprobó, con reservas sólo de Japón, incluir a 54 especies de tiburones de las familias réquiem y martillo, en el Anexo II de la Convención, ello implica que entran a un régimen de comercio controlado, es decir, su venta queda sujeta a permisos y a vigilancia.
El anexo protege a especies que no están necesariamente amenazadas de extinción, pero que podrían estarlo a menos que se controle estrictamente su comercio.
De las especies de tiburones ahora protegidas, 11 se encuentran en aguas mexicanas, y de ellas, los tiburones toro, cola blanca, coralino, nocturno y coyotito son los que enfrentan mayor riesgo.
La propuesta aprobada indica que decenas de miles de tiburones en peligro crítico o en riesgo de extinción ingresan cada año en el comercio internacional de aletas, que tiene en Hong Kong su principal centro de operaciones.
«El comercio internacional de aletas de tiburón continúa impulsando la disminución de la población de especies de tiburones a nivel mundial. Estudios recientes indican que más del 70 por ciento de las especies comercializadas por sus aletas ya están amenazadas, conforme a los criterios de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza)», alerta.
Riesgo en México
Al menos 8 especies de tiburones están en riesgo ante el incremento de su pesca, advierte la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).
En un libro presentado en el marco de la COP19 de la CITES, indica que en los mares de México habita una amplia variedad de especies de tiburones, y que el país tiene una larga historia en su explotación, con una producción anual de cerca de 26 mil toneladas, y es reconocido a nivel mundial como exportador de aletas, destinadas principalmente a países asiáticos.
«Uno de los retos para esta pesquería es que sea sustentable, pues se ha convertido en un recurso esencial para los pescadores y flotas de altura mexicanas, a causa del decremento en abundancia de otros recursos», apunta.