Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

El Instituto de Educación de Aguascalientes adelantó a El Heraldo que más de 1,200 escuelas aplicarán el Programa de Apoyo a la Gestión Escolar (Proage) para el ciclo 2019-2020, que se traducirá en la canalización de una bolsa de 50 millones de pesos para apoyar a la economía de los padres de familia.
María de Lourdes Carmona Aguiñaga, directora de servicios educativos del IEA, aseveró que el Gobierno del Estado mantendrá la canalización de esos recursos para apoyar a las familias y disminuir los gastos por el retorno a clases, gracias a la bajísima incidencia de quejas o denuncias por desvío de recursos.
Indicó que los Consejos Escolares de Participación Social seguirán siendo los responsables de administrar y ejercer esos recursos, a razón de 200 pesos por estudiante, donde los padres de familia, directivos de escuela, docentes, ex alumnos, estudiantes y miembros de la comunidad han ido aprendiendo y comprendiendo la manera de cómo aplicar y operar los recursos, sin incurrir en equivocaciones.
Tan sólo se registraron nueve quejas en el ciclo lectivo 2017-2018 por parte de los actores de los Consejos de Participación de igual número de escuelas, pero en el año escolar 2018-2019 no se reportaron incidencias o denuncias por desvío de recursos, motivo por el cual se confirma la decisión de la autoridad estatal de destinar ese apoyo para el nuevo año lectivo.
Carmona Aguiñaga detalló que los directores de las escuelas se han estado coordinando adecuadamente con los Consejos de Participación Social, cuyos presidentes han contribuido con sus escuelas para atender una diversidad de necesidades de mantenimiento.
“Este trabajo colaborativo en cada una de las escuelas ha permitido al Instituto de Educación ocuparse de otros asuntos de su competencia, pero ahora la pintura, reposición de lámparas, aulas, se quedan a cargo directo de las escuelas a través de los recursos del Proage”.
Finalmente, señaló que los recursos del Programa de Apoyo a la Gestión Escolar se podrán canalizar para obras de mantenimiento menor, reparación y compra de material didáctico, en pro de la seguridad y el bienestar de cada uno de los estudiantes que acuden a los planteles de preescolar, primaria y secundaria.