Diego Martínez / Agencia Reforma

CDMX.- La NFL dio luz verde para que se abran a partir de hoy, con restricciones, las instalaciones de todos los equipos, pero el futuro luce un poco incierto.

Troy Santiago, voz en español de los Carneros de Los Ángeles, explicó que la franquicia está enfocada en que la campaña regular se realice conforme a lo establecido, pero la realidad es que en muchos estados podría iniciar la acción sin aficionados, y más en lugares tan afectados por el COVID-19, como lo es California.

-¿Los Carneros de Los Ángeles les han dicho ya a ustedes cuándo o cómo regresarán?

“No, porque esto es día a día, nosotros vamos reaccionando a lo que va pasando. Las instalaciones de los Rams en Agoura Hills no están abiertas, llevan dos meses cerradas. Todo el mundo está trabajando desde su casa, pero ahorita la esperanza en el equipo es que todo va a ocurrir de una forma que se va a apegar a nuestra nueva realidad”.

-Viendo estados como California, Nueva York, Illinois, Pensilvania, que lideran en casos de COVID-19, ¿es posible pensar que la campaña en la NFL pudiera arrancar sin aficionados en algunas entidades?

“Es muy posible, y el impacto económico que eso generará será brutal, estamos hablando que esta es la temporada donde los Rams iban a tener la apertura de su estadio. En Las Vegas los Raiders ya terminaron el suyo que es precioso también. No me imagino la sensación cuando los equipos lleguen a escenarios tan impactantes como el SoFi Stadium o el de Raiders (Allegiant Stadium), y los vean sin gente”.

– El deporte le da de comer a infinidad de personas, incluidos hispanos que residen en el país vecino

“El deporte es un negocio. Los equipos van a perder muchísimo dinero, y muchas personas se van a quedar sin chamba, desde los concesionarios en los estadios, estacionamientos, y hasta la economía informal que se genera afuera de los estadios.

“Son trabajos que no se van a estar generando por la crisis de salud, y es preocupante, uno está con el optimismo que se realice la temporada de forma regular (de la NFL), pero el futuro es incierto”.

-Encuestas en Estados Unidos han revelado que un alto porcentaje de aficionados prefieren regresar a los estadios cuando el tema del COVID-19 esté resuelto totalmente. ¿Cómo ves el regreso de aficionados a las gradas?

“El futbol americano no es barato. Una ida a un estadio, en promedio, es de 500 dólares invertidos en un fin de semana, mínimo. Y actualmente hay una crisis económica en Estados Unidos increíble, se han perdido millones de empleos, es una crisis, y no es prioridad gastar el dinero en ir a un evento deportivo. A la gente le urge (que regresen los eventos), pero no sé si se vayan a llenar”.